Ciudad del Este. Agencia regional.

Un operativo fiscal y policial encabezado por el agente del Ministerio Público Édgar Torales intervino anoche el local Santo Boteco del barrio Boquerón y más de cien per­sonas fueron demoradas y derivadas a la Dirección de Policía de Alto Paraná, en su mayoría brasileños.

Tras la verificación de la identidad, fueron llevados en varios viajes en ómnibus hasta la aduana brasileña. Los mismos están procesa­dos por incumplimiento del protocolo sanitario existente como prevención ante la pan­demia del covid-19.

Nunca antes se realizó un operativo que resultara en la demora masiva de brasileños y su posterior expulsión del país, aunque el fiscal Torales aclaró que no se trató de la figura de expulsión, sino un procedimiento para garanti­zar el regreso de los mismos a su tierra tras ser descubier­tos en flagrancia de incumpli­miento del protocolo sanita­rio. Fueron 106 demorados.

“Ya demasiada gente está muriendo a causa de esta pan­demia para la gente, en total falta de respeto a la vida de los demás puedan venir a aglo­merarse sin responder a las medidas sanitarias existen­tes”, dijo el fiscal Torales. En Santo Boteco encontraron aglomeración, no presenta­ron agendamiento e identi­dad de asistentes, nadie usaba tapaboca, no había lavamos y demás insumos, según el fis­cal interviniente.

“Son denuncias reiteradas con­tra este local, anoche ya visi­tamos el lugar y advertimos y hoy encontramos en estas condiciones”, dijo el agente fis­cal. El mismo dijo que tienen otros locales en la mira y con­tinuarán los procedimientos de intervención. En el sitio, los intervinientes constataron que los clientes no tenían puesto el tapabocas y no respetaban el distanciamiento físico.

“Cruzaron momentánea­mente porque allá están con un toque de queda de 20:00 a 5:00, por lo que pasan al terri­torio paraguayo para hacer sus reuniones, fiestas, y es algo que no podemos estar permitiendo. Toda persona extranjera que ingrese al país puede tener la tranquilidad de que será bienvenida si viene para trabajar o estudiar, pero en este momento, que venga para la joda, no estamos para eso”, dijo el uniformado.

Tras la intervención, los ciu­dadanos brasileños fueron trasladados a la Comisaría 011 de Alto Paraná, donde fueron sometidos al alcotest y die­ron positivo. Cinco personas quedaron demoradas porque estaban manejando sus vehí­culos en estado de ebriedad. Mientras que 46 mujeres y 40 hombres (todos brasile­ños) fueron llevados hasta el Puente de la Amistad para su repatriación.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar