En diciembre pasado se creó el Instituto Nacional de Estadís­tica (INE), que reemplazó a la anterior Dirección Gene­ral de Estadística, Encuestas y Censos (DGEEC). Actual­mente, Iván Ojeda es el direc­tor, quien manifiesta que se trata de una entidad que pro­porciona datos e informa­ciones claves para la toma de decisiones políticas y socia­les para el desarrollo del país.

El gran desafío es el Censo Nacional de Población y Viviendas 2022, que incluye el Censo Indígena. “Esta es la única oportunidad en que la sociedad tiene la posibilidad de formular políticas públi­cas, porque le están diciendo al Estado cómo están viviendo, qué es lo que necesitan”, sos­tuvo Ojeda. Consideró que el cambio de DGEEC al INE implica un hito en la historia estadística paraguaya, pues luego de 78 años se ha imple­mentado la modernización del sistema estadístico nacional con la creación del Instituto Nacional de Estadística (INE).

“Esta normativa es el resul­tado de la ley genérica plan­teada en el seno de la Con­ferencia Estadística de las Américas de la Cepal (Comi­sión Económica para América Latina y el Caribe), que a su vez es el resultado de un estu­dio realizado por las Nacio­nes Unidas a 18 países, que a su vez es parte de un estudio a 18 países en lo que respecta a sus legislaciones. Tener una nueva ley de estadística demuestra el mejor rostro que puede mostrar el país, así los ciudadanos tendrán más y mejor información”, dijo.

Ojeda indicó que estarán visi­tando los hogares del país para la actualización cartográ­fica y en el segundo semestre del 2022 tendrán el levanta­miento censal. “Este operativo es la mayor movilización ciuda­dana de cualquier país en tiem­pos de paz, van a salir 210.000 compañeros voluntarios en tareas de supervisores y cen­sistas a visitar lo que estima­mos sean 1.900.000 viviendas, esperando encontrar aproxi­madamente una población de 7.500.000 habitantes”.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar