La diabetes es una enfer­medad crónica que se presenta cuando el nivel de glucosa (azúcar) en sangre es elevado. El control regular de la glucemia es clave para lograr un diagnóstico oportuno y evitar complica­ciones.

Cada 14 de noviembre se con­memora el Día Mundial de la Diabetes, fecha que apunta a alertar sobre esta patología y sus complicaciones, sobre la importancia del control meta­bólico y de la adopción de hábi­tos saludables.

En la ocasión, el especialista del Programa de Diabetes, Federico Fariña, dijo que esta es también conocida como una enfermedad silenciosa, ya que puede cursar de forma asinto­mática en los primeros años de evolución, por lo que es impor­tante estar atentos a los facto­res de riesgo que pueden aler­tar sobre la presencia de esta patología crónica.

Los principales factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad son el sedenta­rismo, la obesidad, la dieta no saludable, la edad avanzada y antecedentes familiares con diabetes, por lo que el médico recomienda a toda persona que registre cualquiera de estos factores de riesgo a realizarse chequeos y que incluya el con­trol de la glucemia.

En nuestro país, cerca del 10% de la población cuenta con esta condición. Fariña señala que el 90% de los diagnosticados pre­senta diabetes tipo 2, mientras que un 10% diabetes tipo 1.

NO SE CURA, PERO SE PUEDE CONTROLAR

El profesional indicó que todos los rangos etarios están expuestos a padecer diabetes. “Cuanto mayor sean las tasas de obesidad, sedentarismo y malos hábitos, hace que la aparición de la enfermedad se registre a edades cada vez más tempranas, sobre todo la dia­betes tipo 2”, sostuvo el doc­tor Fariña.

Mencionó que si bien la diabe­tes no se cura, se puede con­trolar e incluso prevenir con la adopción de hábitos saluda­bles, en los que se incluya ali­mentación saludable, práctica de actividad física regular y el control periódico de la gluce­mia (nivel de azúcar en sangre).

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar