El titular de la Sociedad Paraguaya de Neumología, doctor José Fusillo, criticó en duros términos que se permita ir a Caacupé en plena pandemia de covid-19. Será imposible controlar a unas 1.000 personas durante misas en la festividad de la Virgen de Caacupé en diciembre próximo. Señaló que el protocolo será de cumplimiento complicado, atendiendo la inconsciencia de la población y su resistencia a implementar las medidas sanitarias.

“Se apela mucho a la responsabilidad individual, que muchas veces vimos que no es justamente lo que más nos destaca a los paraguayos”, afirmó. El profesional de la salud manifestó que si dependiera de su persona no dudaría en señalar que se evite ir a Caacupé en los días previos al 8 de diciembre. “En México se suspendió la peregrinación de la Virgen de Guadalupe”, expresó Fusillo.

Incluso el reconocido profesional que brinda atención en la primera línea del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente Juan Max Boettner (Ineram) duda sobre cuáles fueron los fundamentos técnicos y científicos que se tuvieron en cuenta para habilitar la celebración. “No sé si existen fundamentos”, se preguntó.

Dejanos tu comentario

17H

El nivel de ocupación de camas de terapia intensiva llegó al tope. ¿Qué debe hacer Salud Pública?

Click para votar