Un vehículo que ha sido bau­tizado con el nombre de Luca fue fabricado con materiales que generalmente se tiran a la basura; sin embargo, una startup israelí ha patentado el uso industrial de la basura doméstica.

El diseño es de un grupo de estudiantes de la Universidad Eindhoven de Holanda, quie­nes se propusieron crear un automóvil hecho con mate­rial biológico desarrollado por la startup israelí UBQ Materials.

La compañía israelí ha paten­tado un proceso que con­vierte la basura doméstica sin clasificar, tanto orgánica, de papel y plástico, incluyendo pañales usados, cáscaras de fruta y vasitos de yogur, car­tón, en sustituto del plástico. Este compuesto reemplaza el plástico convencional, la madera y el cemento en la manufactura de productos de consumos cotidianos.

El chasis de Luca está hecho de lino, tereftalato de polie­tileno reciclado (PET) y poli­propileno (PP), los asientos están hechos de fibra de coco y cabello de caballo y las par­tes traseras y delanteras del chasis están hechas de un tubo de aluminio reciclado, informó UBQ en un comu­nicado.

Luca es también muy efi­ciente, según sus creadores: los motores, que están en las ruedas del vehículo, mitigan las pérdidas en la transmi­sión y sus dos motores eléc­tricos tienen una potencia combinada de 15kk y están alimentados por seis paque­tes de baterías modulares.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar