“La cantidad de ollas en todos los bañados estaría alrededor de las 50. Y las necesidades principales son verduras, carnes, lácteos, huevos, frutas”, cuenta la organización Ollas Populares Solidarias del Bañado Sur. Igual dicen en las 3 ollas populares de los sectores San Vicente, San Pedro y 12 de Junio de la Chacarita: “Lo que más necesitamos en estos momentos es la carne y producto de limpieza”, cuentan las mujeres a cargo de las tareas. 

Este fenómeno de organización popular de resistencia se extiende en la capital en los bañados Sur y Norte, la Chacarita, Barrio Obrero, pero también florecen en los asentamientos de Gran Asunción desde Puerto Botánico hasta Capiatá. Reportan necesidades parecidas en Limpio, Luque, Areguá, Ñemby, Ypané, Fernando de la Mora y también en las capitales departamentales de todo el país. “Son 23 las ciudades donde la Fundación Paraguaya ha identificado ollas populares organizadas por las mujeres que forman parte de sus comités. También han puesto a disposición microfranquicias de kits de limpieza para que las clientas que se han visto forzadas a cesar sus actividades puedan producir estos kits para comercializarlos en sus comunidades”, comentaron desde la entidad. 

Recientemente fue aprobado por Senadores el proyecto de ley por el Derecho a la Alimentación promovido por las organizaciones populares que busca: El manejo transparente de los recursos, la entrega directa de los insumos a las y los referentes de las ollas, que los mismos se otorguen en cantidad, calidad y variedad para dar cumplimiento a las recomendaciones del INAN y la habilitación de un registro de uso de los insumos desde las ollas populares. Este grupo asiste a un mínimo de 6.430 personas. Kimberli Samaniego, de las Ollas Populares Solidarias de Caacupe-mí, Bañado Sur, es una de las voces femeninas que están detrás de la acción solidaria que brotó en el país a causa de la pandemia. 

Dejanos tu comentario

10H

¿El Cuerpo de Bomberos de Paraguay, debería seguir siendo voluntario?

Click para votar