El ministro de Hacienda, Benigno López, quien se rea­lizó por segunda vez la prueba de COVID-19 y dio negativo, sostuvo que este mes de marzo podría haber sido el último en el cual se asegure el pago de los haberes a los más de 300.000 funciona­rios públicos. “Es el último mes que tenemos asegurado pagar el salario. Hoy tene­mos los recursos de lo que se recaudó; ahora depende todo del plan. Depende de que con­sigamos los bonos a recaudar, créditos. Es más, 50% de la recaudación bajó la semana anterior. Hay muchos desa­fíos”, expresó.

No obstante, indicó que los más de 300.000 funcionarios cuando cobran gastan. “Hay cosas que mejorar. Enfoqué­monos en el plan para que Salud tenga todo lo necesario para enfrentar a este bicho raro”, dijo a la 780 AM.

Señaló que los 1.600 millones de dólares que se tiene pre­visto ejecutar dentro del plan de emergencia está calculado para cubrir lo que queda de marzo, abril y mayo. “Luego vamos a ver. Allá por abril vamos a tener una idea de que puede pasar y veremos qué medidas tomar con respecto a esto. La discusión dentro de tres semanas ya va a ser como hacer funcionar la economía. Esta discusión ya se está dando en otros países que ya pasaron esta etapa”, dijo.

Sobre el pedido de los sin­dicatos de la Ande, en ade­lantar el pago de sus benefi­cios, indicó que se trata de un pedido que no correrá. “Cada entidad tiene que enfrentar su problema interno. La Ande es una entidad sensible con res­pecto a esos beneficios que tienen. Estos meses van a ser complejos para todos, yo no creo que el sector público no realice sacrificios. La mayo­ría tiene una vida sobre esos beneficios y estamos cortando casi 150 millones de dólares en componentes de las remu­neraciones que cada uno lleva a su casa y con la que uno se endeuda y tiene un flujo de caja. Al final del día nos move­mos en cuanto recaudamos y como va a ser mucho menor, entonces muchas cosas más se pueden ir cortando. Me quiero enfocar en el corazón de plan que es que la economía fun­cione”, dijo.

Agregó que el aumento de los docentes también está sus­pendido. “También es otro problema, ya que ellos espera­ban el aumento desde enero y se estableció desde julio, pero los recursos tampoco van a alcanzar. No sabemos cómo va a desenvolverse este virus y lo que vamos a tener que hacer. Todo lo que se pueda será des­tinado a Salud Pública. El plan está enfocado en que el Estado funcione estos tres meses”, señaló.

IMPACTO EN EL MERCADO PARAGUAYO

La volatilidad global no se trasladará directamente al mercado bursátil local, de la misma forma, la volatilidad de precios a nivel global causados por el COVID-19 y el shock del petróleo, no se reflejará en el precio de los activos locales de forma tan directa, pero sí podría verse reflejado en la liquidez de los mismos, de acuerdo al análisis de Federico Bartzabal, Gerente de la Banca de inversión de Puente Casa de Bolsa SA. A su criterio, la gran amenaza para el país ante esta coyuntura sería eventualmente la falta de liquidez en la economía local, lo que incrementaría el riesgo en la cadena de pagos.

Bartza­bal opina que es un momento para que todas las autoridades pertinentes, con buena voluntad y cri­terio, utilicen la creatividad y todas las herramientas que están a su alcance para inyectar dinero a la economía, como se viene haciendo en otros países del mundo.