Tras la arremetida ciu­dadana, el Gobierno finalmente reculó ayer hacia el mediodía y deci­dió aumentar de 230.000 gua­raníes a casi 400.000 guara­níes el aporte económico a las familias más vulnerables para enfrentar la crisis sani­taria debido a la enfermedad del COVID-19. La mayoría de la gente manifestó que la suma era ínfima para sobrellevar las necesidades del hogar en esta etapa de cuarentena que va hasta el 12 de abril.

Ante la polémica desatada, la cartera de Hacienda decidió aumentar la suma, que será entregada mediante el Pro­grama Ñangareko, el cual con­sistirá en un 50% más, es decir, podría llegar a los G. 400.000. “Esta pandemia deja al des­nudo lo que es este gobierno y todos los que antes estuvieron. ¿G. 230 mil para resistir un mes? Mientras que la esposa de Trato Apu’a (senador Silvio Ovelar) gana G. 150 millones al mes”, dijo un ciudadano, recla­mando la anterior medida del Ejecutivo.

Muchísima gente se dedicó ayer a criticar el irrisorio aporte estatal para los sectores más vulnerables. Inclusive, legisladores también instaron al Ejecutivo a aumentar la ayuda.
Muchísima gente se dedicó ayer a criticar el irrisorio aporte estatal para los sectores más vulnerables. Inclusive, legisladores también instaron al Ejecutivo a aumentar la ayuda.

Mientras que otro también manifestó: “¿Es la solución repartir G. 230 mil a unos cuantos? No podía luego faltar la inutilidad del Gobierno en un caso como este”, resaltando su disconformidad. Otro ciu­dadano sostuvo que “después del chiste de los G. 230 mil ahora desde el Gobierno se plantea subir a G. 400 mil el subsidio para los más pobres”. Otro de los comentarios ciu­dadanos sostiene que “este gobierno de mier... nos aban­donó a nuestra suerte”. Los funcionarios públicos y sus privilegios también fueron blanco de críticas.

SENADORES

El senador liberal Amado Flo­rentín comentó que “así como está, 230.000 guaraníes para 350 mil familias, en dos entre­gas en giros de dineros, hacen US$ 23.700.000, es una inver­sión ínfima comparando con los recursos que se le brinda­ron al Ejecutivo”, sentenció. Su colega Salyn Buzarquis dijo que “esto ahora está gene­rando un descontento por­que hay que tener en cuenta que dentro de la sociedad hay diferentes sectores y diferen­tes necesidades. Hay muchos compatriotas que tienen ham­bre y ojalá que no veamos asaltos en supermercados”, dijo. El senador Jorge Que­rey comentó que “creo que es insuficiente porque los proble­mas con el correr de los días se van a ir acrecentando”.

El senador Víctor Ríos cali­ficó la tarea de la Secretaría de Emergencia Nacional de un “verdadero desastre”. “Esto lo digo en cuanto al tema de la distribución de la ayuda monetaria, más allá del monto ínfimo que genera mucha cris­pación; habilitó una app para que la gente se pueda inscribir vía online, pero ellos no saben que la brecha tecnológica en Paraguay es espantosa y que justamente los más pobres son lo que están peor en cuanto al acceso a las nuevas tecnologías de la información y de la comu­nicación. Es una vergüenza”, refirió.

HACIENDA REACCIONÓ

Tras la polémica, el titular de Hacienda, Benigno López, convocó rápidamente a una conferencia de prensa para comunicar que “estaremos aumentando en función a que tenemos la ley aprobada y cerramos un acuerdo con el BCP (Banco Central del Para­guay), ya nos va a liberar los fondos, pero vamos a anun­ciarlo el lunes”, sostuvo.