Los canes antidrogas nuevamente hicieron de las suyas. En esta oportunidad, Rocky frustró el envío de droga a España, alertando a los agentes que había algo raro en una maleta. El dueño del equipaje, Julio Estiven Cáceres, de 33 años, llevaba consigo una maleta que tenía doble fondo y en su interior había casi dos kilos de cocaína, distribuidos en varios paquetes.

El trabajo de la Secretaría Nacional Antidrogas impidió que los narcotraficantes envíen mercaderías al extranjero, tal como este caso en que el can detector de drogas frustró el traslado de cocaína, que tenía como destino Madrid, España.

De acuerdo a los informes, un paraguayo intentaba trasladar la droga en una maleta con doble fondo. El hombre fue detenido en la mañana de ayer en el aeropuerto Silvio Pettirossi, durante un control a través de la coordinación de los agentes de tareas entre agentes especiales y miembros de la Brigada de Canes de la Senad.

Tras el control de rutina que se realiza a los equipajes de los pasajeros, el can Rocky alertó de la existencia de drogas en una de las maletas.

Al darse a conocer la sospecha, la fiscala Elva Cáceres se trasladó hasta el aeropuerto para permitir la inspección de los equipajes pertenecientes a Julio Estiven Cáceres. Uno de ellos contaba con doble fondo, donde estaban ocultos 8 paquetes de cocaína, que en total pesaron 1,881 kilogramos.

Al ser interrogado, el hombre contó que fue contratado desde Paraguay para cumplir con la misión de introducir la droga a España, para lo cual le proveyeron de las maletas para el viaje. El Ministerio Público trabaja en dar más fuerza a la investigación.

Sin embargo, un dato significativo es la forma en que el hombre intentaba aventurarse, teniendo en cuenta que no llevaba dinero suficiente para su estadía en el país europeo, requisito casi ineludible para el extranjero, en el país que marcó como destino, según informaron desde la Senad.