Para el próximo 17 de abril está anunciada la llegada de la urna con los restos óseos de la Beata María Felicia de Jesús Sacramentado. El esqueleto había sido llevado en el 2018 a Roma, Italia, poco antes de la ceremonia de beatificación, con el objetivo de hacerles mantenimiento adecuado, a fin de conservarlo en óptimas condiciones.

La urna será trasladada por el padre Romano Gambalunga, Postulador General de las Causas de los Santos Carmelitas ante la Santa Sede. Se anuncia que estará dos días en Buenos Aires, y al llegar a Asunción se propone un acto de reconocimiento oficial de la urna. Asimismo, la reliquia será expuesta en la ordenación sacerdotal por unos días y tras esto se llevará al Convento de las Carmelitas Descalzas de Asunción, para luego iniciar una gira por las diócesis del país.

RELIQUIAS

Todo lo que alguna vez perteneció o estuvo en contacto con la Beata María Felicia de Jesús Sacramentado fue declarado reliquia para culto público después de la beatificación. Tanto los libros, ropas, calzados y entre otras cosas forman parte de los objetos de oración, especialmente a la hora de pedir la mediación de Chiquitunga para obtener favores, gracias y milagros.