El Ministerio de Salud Pública alertó a la ciu­dadanía sobre los ries­gos y condiciones de aplicación de la vacuna contra el dengue. Refieren que la única vacuna registrada en Paraguay es la Dengvaxia, del laboratorio Sanofi Pasteur, que cubre los cuatro serotipos del dengue y se administra en tres dosis, una cada seis meses.

La misma está indicada a per­sonas de 9 a 45 años que hayan tenido dengue con absoluta certeza. Aclaran que puede no evitar la enfermedad y que si se administra a una persona que no tuvo dengue, en caso de contraerlo podría desarrollar un cuadro grave.

Atendiendo ello, la cartera sanitaria recomendó hacer uso de esta vacuna solamente en cumplimiento estricto de estos criterios y recordó que la mejor forma de prevenir el dengue es eliminando los criaderos de mosquitos, usando repelente y adoptando cualquier medida que ayude a minimizar la posi­bilidad de contagio.

EXPERIENCIA DE OTROS PAÍSES

La doctora Soraya Araya, directora del Programa Ampliado de Inmunizacio­nes Paraguay (PAI), men­cionó que en los programas nacionales de vacunación no se está utilizando esta vacuna para no arriesgarse, ya que se está esperando la experiencia de otros países sobre su efectividad, siendo su eficacia un 65% en el caso de las personas que ya pade­cieron dengue en el pasado. “Si te vacunás y no tuviste dengue antes, corrés el riesgo de tener un serotipo más grave aún. Por eso la mayoría de los países están expectantes. Aguardamos los resultados de las experiencias de Colombia y Brasil para ver si la incorpo­ramos o no en el programa de salud de Paraguay”, refirió.

Dicho esto, por el momento la vacuna no será incluida al esquema nacional.

CREAN UN CÓDIGO DENGUE

El Ministerio de Salud lanzó el Código Dengue, un protocolo de manejo clínico, que explica que los casos sospechosos de den­gue se presentan cuando hay síntomas de fiebre de 2 a 7 días, acompañadas de dos o más de las siguientes manifestacio­nes, náuseas o vómitos, exantema o eritema (enrojecimiento o erupción de la piel); cefalea o artralgias (intenso dolor en las articulaciones); mialgias (dolores musculares), manifestaciones de hemorragia y leucopenia.

A estos se suman dolor abdomi­nal intenso, espontáneo o a la palpación, vómitos persistentes, acumulación de líquidos, sangrado de mucosas, letargia (pér­dida temporal y completa de la sensibilidad y del movimiento), irritabilidad, hipotensión postural (caída en la presión arterial), hepatomegalia mayor a 2cm (aumento patológico del tamaño del hígado), aumento progresivo de hematocrito (volumen de glóbulos con relación al total de la sangre). De presentar algu­nos de estos síntomas, acudir inmediatamente al médico y evi­tar la automedicación.

Dejanos tu comentario

7H

El nivel de ocupación de camas de terapia intensiva llegó al tope. ¿Qué debe hacer Salud Pública?

Click para votar