Un total de 156 mejores egresados del sistema educativo nacional del periodo 2017-2018, con promedio 4,9 y 5 absoluto, optaron por convertirse en docentes, así como 335 profesionales universitarios, dos de ellos con rangos de maestrías, son aspirantes a ingresar a las carreras terciarias de formación docente. Esto, tras la implementación de un nuevo formato de admisión y malla curricular para la formación de docentes en institutos y universidades, por parte del Viceministerio de Educación Superior.

La demanda por calidad educativa crea un nuevo sistema de admisión para futuros educadores del país. Es así que en los próximos días unos 3.352 jóvenes que aspiran ser maestros deberán aprobar un examen de admisión en 22 institutos de Formación Docente (IFD) y universidades de todo el país, para acceder al nuevo sistema de formación. Se trata de pruebas estandarizadas que determinan comprensión lectora y pensamiento lógico matemático como requisito fundamental para ingresar a la carrera terciaria de formación docente, así lo explicó Celeste Mancuello, viceministra de Educación Superior.

“El nuevo formato no solo implica nuevo sistema de admisión sino también modifica la malla curricular de la formación terciaria de docentes. Esta nueva malla permite que el futuro docente tenga competencias idiomáticas, es decir, aprenderá a leer, escribir y hablar un segundo idioma, en este caso el inglés. También permitirá que el docente tenga conocimientos de las herramientas tecnológicas para su implementación en aula. Además, deberá tener la capacidad de ser cocreador con los niños, porque uno con los niños aprende mucho”, explicó Mancuello durante la presentación oficial del nuevo mecanismo de ingreso a la carrera de formación docente.