Una vez más, los repre­sentantes del Insti­tuto Paraguayo del Indígena (INDI) no acom­pañaron un procedimiento interinstitucional, encarado por el Ministerio Público, la Defensoría de la Niñez y el Ministerio de la Niñez y Adolescencia, ocasión en que fueron rescatados 28 niñas, niños y adolescentes de los pueblos originarios de la par­cialidad mbya guarani, pro­cedentes de los departamen­tos de Caazapá, Caaguazú, Guairá y San Pedro.

Los mismos estaban viviendo en precarias condiciones y situación de vulnerabilidad junto a un grupo de adultos en las inmediaciones de la Ter­minal de Ómnibus de Asun­ción, al lado de un patio baldío de la escuela María Felicidad González. Si bien hay bebés de apenas dos meses de vida, se presume que los niños, niñas y adolescentes más gran­des podrían ser víctimas de trata de personas y explota­ción sexual, según los prime­ros indicios obtenidos por la Fiscalía.

Esta no es la primera vez que el Ministerio Público, a tra­vés de la Unidad de la Unidad Especializada de Trata de Personas realiza una inter­vención de esta naturaleza y en la que se constata el uso de cola de zapatero, ya que se hallaron restos.

Se trata del séptimo operativo en lo que va del año, según la fiscala Natalia Acevedo, quien encabezó el procedimiento y lamentó la ausencia de los representantes del INDI. “No veo a ningún funcionario del INDI en este operativo. Des­conozco alguna explicación de ellos”, dijo al recordar que en anteriores ocasiones tam­poco estuvieron.

Tras el operativo, alrededor de 30 adultos que estaban acompañando a los niños, niñas y adolescentes fueron trasladados hasta la comisa­ría jurisdiccional para iden­tificación y averiguación, en vista que varios chicos y chi­cas ya fueron rescatados en anteriores procedimientos interinstitucionales.