La movilización de un grupo de nativos, que bloqueó por más de 11 horas el puente Remanso, pro­vocó la dimisión de la titular del Instituto Paraguayo del Indí­gena (Indi), Ana María Allen.

El asesor político de la Pre­sidencia, Daniel Centurión, se presentó ante los mani­festantes y anunció que Allen había presentado renuncia como una forma de descomprimir la movi­lización que se inició ayer de mañana y que se exten­dió por más de 11 horas. Los mismos luego de recibir la noticia de la dimisión de Allen, empezaron a despe­jar el puente para la norma­lización del tránsito.

Unos mil indígenas blo­quearon ayer la totalidad del puente Remanso en reclamo de la destitución de la titular del Instituto Para­guayo del Indígena (Indi), Ana María Allen. Los nati­vos provenían de Río Verde, distrito de Teniente Irala Fernández, departamento de Presidente Hayes.

Entre las demandas de los indígenas estaban la cons­trucción de viviendas dig­nas y la provisión de víve­res. “Fuimos despojados de nuestras tierras ances­trales y ahora los ganade­ros están quemando todos los campos”, expusieron en la cabecera del viaducto con respecto a los grandes incendios forestales que se sucedieron en el Chaco.

Por su parte, la titular del ente había dicho que estaba lejos y que envió tres emi­sarios a fin de conversar con los líderes, pero que no pudieron conseguir nada. No obstante, Allen aseguró que las ONG están detrás de la movilización, ya que para sacar a más de 1.000 personas se necesita dinero, según dijo en comunicación con un medio radial.

A consecuencia del bloqueo se formó una fila de vehícu­los que superaba los 4 kiló­metros y horas de retraso para aquellos que ya cir­culaban por el puente a la hora que se produjo el cie­rre, por lo que se procedió a trasladar los vehículos por balsa en la zona de Chaco’i. Los conductores se mostra­ron muy disgustados por la medida de fuerza debido a las demoras y al excesivo calor que hizo en la jornada de ayer.