Un nuevo caso de violencia contra la mujer enluta a una familia, esta vez en la localidad de Altos, departamento de Cordillera. La víctima, Sofía Aquino de Cortázar, de 39 años, fue brutalmente golpeada por su marido, Isabelino Cortázar, de 50 años, luego de que el hombre haya regresado a su casa en estado de ebriedad y comenzara una discusión con su esposa.

Con la muerte de Sofía Aquino suman 34 las paraguayas asesinadas por sus parejas (feminicidios), de las cuales cuatro fallecieron en el extranjero.

La pelea se registró en las últimas horas del martes y fue presenciada por la hija de ambos, una adolescente de 15 años, quien también fue amenazada y huyó a casa de sus vecinos, mientras que Sofía no pudo salir y fue alcanzada por los golpes de martillo, barra de hierro y un cuchillo. La pareja tiene otro hijo de 22 años, pero este no estaba en la casa, ya que trabaja, según indicaron fuentes policiales.

Cuando la adolescente regresó a su casa, encontró a su madre ensangrentada, por lo que solicitó ayuda a los vecinos, quienes llamaron a la Policía y a los bomberos. Primeramente, llevaron a la víctima hasta el centro de salud local, pero debido a la gravedad de las heridas y lesiones fue derivada al Hospital Regional de Caacupé, donde ayer a primeras horas de la mañana se constató su deceso a causa de las graves heridas recibidas en la cabeza, que causaron un severo traumatismo craneoencefálico.

El caso es investigado por la fiscala Diana Laterza, quien en compañía de uniformados llegó hasta la escena del crimen, donde se alzó con evidencias como el martillo, el hierro y el cuchillo, todos con manchas de sangre. Posteriormente, detuvieron al presunto autor del hecho, quien confesó el crimen, alegando que estaba pasado de copas.

No obstante, los cercanos a la víctima alegaron que esta no es la primera vez que el hombre reaccionaba violentamente, ya que en ocasiones anteriores ya habría golpeado a miembros de su familia.