Las reservas Ñemby Guasu, Chovoreca, Río Negro y la TCO Ayoreo Santa Teresita se ven amenazadas por los nuevos focos de incendio reavivados. A esto se suma que el clima no favorece a la situación.

Los focos de incendio avanzaron en pastizales y el pronóstico no es alentador. Cerca de 60.000 hectáreas que implicarían al Bajo Chaco y al Alto Paraguay fueron afectadas hasta el momento. Se activaron 2.646 focos de incendio, según Darío Malderburger, director general de Protección y Conservación de la Biodiversidad del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades).

“Tenemos una velocidad de viento muy intensa y una sequía muy fuerte en el sentido de que el calor está muy alto, no hay condiciones de lluvia y está avanzando y ese viento aviva y tenemos condición de alerta”, expuso Malderburger.

Autoridades de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), Mades e integrantes del Cuerpo de Bomberos, además de personal de las Fuerzas Armadas, se constituyeron en el lugar con apoyo logístico. Asimismo, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, verificó personalmente los incendios en el Chaco.

En efecto, anunció que contrataron dos avionetas hidrantes para reforzar las tareas de extinción de incendios forestales a un costo de US$ 1.600 la hora, adquiridas de una empresa brasileña, de acuerdo al reporte del representante de la Dirección Nacional de Aeronática Civil (Dinac), Édgar Melgarejo, cuyo arribo estaba previsto para las 15:00 de ayer. Acompañó a Abdo Benítez el ministro de la SEN, Joaquín Roa. El mandatario retornó a Asunción a las 15:00 de ayer.

Por su lado, el ministro de SEN explicó que los trabajos se están encarando en dos frentes, uno en la zona de la Estancia Chovoreca (noroeste) y otro en la Estancia La Vizcaína (este). Agregó que unas 200 personas están trabajando para apagar el incendio.

Desde tempranas horas de ayer, un helicóptero hizo descargas de agua en la zona con personal de bomberos que prosiguen con las tareas para sofocar el incendio.

INFORME SOBRE DAÑO EN BAHÍA NEGRA

El equipo técnico de trabajo voluntario para la evaluación en zonas afectadas por focos de incendios en la Reserva de la Biosfera del Chaco Paraguayo no descarta que el origen de los incendios ocurridos en los últimos meses, que afectaron en gran medida a la fauna y flora, se haya podido originar de forma intencional o de una forma irresponsable y culposa.

Veterinarios, biólogos y agrónomos, con experiencia en trabajos de campo y monitoreo de fauna y flora de Paraguay, se hicieron presentes en el lugar y a través de un informe explicaron que el invierno es la época de seca en la zona y que agosto se caracteriza por la escasez o falta de lluvias, así como por los intensos vientos del norte y noreste, por lo que las quemas provocadas durante este mes deben considerarse malas prácticas y castigarse con multas o privación de libertad.Por otro lado, señalaron que los incendios provocados de forma accidental por cigarrillos, cocinas rústicas o fogatas, o por la quema de troncos en parcelas desmontadas anteriormente para la implantación de pasturas artificiales, son también muy probables y se necesitan fuertes campañas de concienciación para que la población evite estas prácticas, que puedan aumentar el riesgo de incendios durante este período más susceptible del año.

La sabana palmar del Chaco Pantanal, constituida por un mosaico de palmar chaqueño de karanda y matorrales higrófilos y vegetación palustre, fue la formación vegetal más afectada por los incendios en territorio paraguayo. Estos bosques matorrales son hábitat de algunas especies de plantas que parecen no encontrarse en otros lugares del país.

Los focos de incendios provocaron el desplazamiento de la fauna, y aquellos animales que lograron huir pudieron terminar en hábitats inadecuados. Por otra parte, se constató que la mayor tasa de mortalidad en los incendios recayó en los artrópodos, anfibios, reptiles y micromamíferos terrestres, que no lograron escapar a tiempo.

El fuego provocó el desplazamiento de la fauna.
El fuego provocó el desplazamiento de la fauna.
Veterinarios voluntarios ayudando a animales.
Veterinarios voluntarios ayudando a animales.