A fin de enaltecer el rostro femenino, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) convocó ayer en la sede de la Sociedad Científica del Paraguay (SCP) “Benjamín Franklin” a las mujeres exponentes de la ciencia y la investigación, y al público en general al conversatorio “El rostro de la mujer en la ciencia paraguaya”. Esto, en el marco del “Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia”. En el panel estuvieron Fátima Mereles, Graciela Russomando, Lidia Quintana y Mary Monte López Moreira, quienes hablaron sobre los desafíos y la satisfacción que sienten haciendo ciencia desde sus respectivas áreas.

Russomando, doctora en Ciencias Médicas por la Universidad de Nagasaky, Japón, dijo que su logro como docente formadora de jóvenes investigadores fue traer tecnología al país, para que las nuevas generaciones hagan ciencia aquí, hace 27 años. “Científicamente hablando, Paraguay era pobre, nadie conocía publicaciones sobre biología molecular en revistas científicas de alto impacto. Mi motivación era que mi apellido y el de mi padre esté impreso en alguna publicación”, señaló Graciela, quien en los últimos 10 años realizó 43 publicaciones científicas en revistas internacionales y 15 en revistas nacionales. Además, mediante su gestión en el 2008 Paraguay fue declarado libre de transmisión vectorial de Chagas.

Por su parte, Mereles, doctora en Ciencias Biológicas, instó a las mujeres que desean dedicarse a la ciencia a tener tenacidad. “Ahora ya no hay excusas, debemos impulsar a las mujeres con todo lo que tengamos en nuestras manos para que lleguen a la meta”, subrayó.

Para Quintana, máster en Ciencias, uno de los desafíos de las mujeres es meterse en áreas que eran netamente de hombres. “Les digo a las jóvenes y niñas que sueñen, porque pueden llegar a ser grandes científicas en ingeniería, física, matemáticas”, recalcó. La doctora en Historia, Monte de López Moreira, pidió a las mujeres que sigan investigando, escribiendo y publicando, “lo que escribimos siempre quedará como legado”, finalizó.