El piloto iraní-estadounidense Nader Ali Saboori Haghighi, quien fue detenido en la mañana de ayer en el Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi, tendrá una expulsión administrativa, teniendo en cuenta que pilotaba con una licencia revocada. La licencia de vuelo corresponde a los Estados Unidos, según explicó el fiscal Hugo Volpe, del Departamento de Lucha Contra el Narcotráfico.

El hombre detenido ingresó hace aproximadamente un mes a Paraguay en compañía del venezolano José Sosa en una aeronave de su propiedad, una LJ31, con matrícula N31DP, proveniente de la cuidad de Cochabamba, Bolivia.

En el momento del procedimiento, Sosa ya había abandonado el país, por lo que solo se procedió a la captura del ciudadano iraní-estadounidense.

Tras la detención de Saboori Haghighi y ya con la presencia de los representantes de la Embajada de los Estados Unidos, se procedió a la verificación de la aeronave. Y si bien no se encontró nada, el agente fiscal explicó que existen numerosas transgresiones a las normas de los Estados Unidos, por lo que el hombre será expulsado y entregado a las autoridades norteamericanas y la aeronave será pilotada por agentes de la DEA.

La detención y expulsión del hombre se dieron gracias a la cooperación entre los organismos de seguridad. Hasta el propio presidente Mario Abdo Benítez, quien está por los Estados Unidos y fue alertado, permitió detectar la presencia del ciudadano, manifestó el fiscal al referirse al caso. El operativo fue realizado por agentes de Delitos Económicos y de la Senad, acompañados por representantes del Ministerio Público.

En principio, las autoridades pensaron que la aeronave podría haber traído droga o armas, por lo que urgieron la revisión del avión, en el que finalmente no se encontró nada anormal. El iraní-estadounidense tenía previsto viajar hoy rumbo a Ciudad de México, acompañado de un copiloto paraguayo, según los datos de las autoridades.