Debido a la falta de conciencia de la gente para eliminar los criaderos de mosquitos y el consecuente alto índice de infestación larvaria en Asun­ción (5%), el dengue avanza de manera rápida y se instala en los distintos barrios de la capi­tal, según un informe extraofi­cial de la XVIII Región Sanita­ria de Asunción. A través de un mapa, se mostró cómo la enfer­medad –que tuvo su brote en el barrio Ricardo Brugada– se fue extendiendo y ya se han confirmado casos positivos de dengue en 40 de los 63 barrios capitalinos. Mayores detalles serán dados esta mañana, a las 8:30 en conferencia de prensa en la Dirección de Vigilancia Sanitaria.

ÁREAS RESIDENCIALES

El último informe de los índi­ces larvarios realizado por el Servicio Nacional de Erradica­ción del Paludismo (Senepa) fue en noviembre del 2017. En los barrios que arrojaron mayor índice de infestación entonces, es donde ahora se confirmaron los casos positivos. Áreas resi­denciales como Manorá, Mbu­rucuyá, Ycuá Sati fueron cata­logados con alta infestación de mosquitos debido a la gran cantidad de criaderos encon­trados, ya sean desechos sóli­dos inservibles, como criade­ros naturales.

La fumigación no es la solu­ción, dijo la licenciada Marta Torales, Coordinadora Téc­nica del Senepa, al recordar que lo único efectivo es evi­tar los criaderos más comu­nes en las casas, que son las botellas, frascos y electro­domésticos en desuso que son guardados en todos los barrios residenciales.

Entre tanto, los neumáticos, plásticos, latas y otras basuras sólidas resultan un problema en los barrios más populosos, donde los índices de infesta­ción llegan inclusive al 12%, en algunos casos. (VER INFO).

Torales explicó que las cons­tantes lluvias no favore­cen la lucha contra el vec­tor, especialmente porque los criaderos del mosquito están en las casas. Recordó que la larva del aedes aegypti puede aguantar hasta 400 días y adaptarse a condicio­nes climáticas.

De acuerdo a las recomenda­ciones, se recomienda rea­lizar un recorrido por los barrios 6 veces al año en los barrios de riesgo (mayor al 4% de infestación) ; 4 veces al año en las zonas de alerta (del 1% al 4% de infestación) y dos veces al año en los barrios cuyos índices son satisfac­torios. La próxima medición será en febrero.