Hace más de dos meses en Brasil y apenas un mes en Bolivia se registraron asaltos similares al perpetrado en la madrugada de ayer en Ciudad del Este. La Policía boliviana, que detuvo al cabecilla del grupo criminal -un brasileño vinculado al PCC-, encontró un mapa para fugarse a Paraguay en el rancho donde se escondían los delincuentes.

El 17 de febrero de este año, en Pernambuco, Brasil, un estado alejado a 2.641 kilómetros de nuestro país, una banda criminal se alzó con unos 20 millones de dólares de una empresa de transporte de valores, llamada Brinks.

Según agencias de noticias, el grupo comando conformado por cerca de 20 hombres armados con armamentos de guerra, ametralladoras AK47 y fusiles .50, echaron con bombazos la pared y se llevaron el botín. Se trató del asalto más importante en la historia reciente del vecino país.

El teniente Gleidson Gonçalves de la Policía Militar (PM) de Pernambuco dijo a los medios de prensa en esa oportunidad que la acción de los criminales fue muy bien estudiada. "El escenario que vimos fue de guerra; utilizaron fusiles con municiones 5.56, capaces de derribar un avión o perforar un tanque", recogió el diario La Nación de Argentina.

La información del ataque a la empresa Brinks se manejó incluso entre los miembros del comando tripartito de seguridad de la Triple Frontera, una organización policial de colaboración entre Paraguay, Brasil y Argentina que busca principalmente acabar con los grupos criminales transnacionales.

EN BOLIVIA

El 30 de marzo, un grupo armado interceptó una vagoneta blindada de la empresa Brinks en la carretera Bioceánica, a unos 400 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz. Los criminales secuestraron a las cuatro personas que iban custodiando el dinero e hirieron a un policía que acompañaba la comitiva desde un móvil. Finalmente, la banda se alzó con 1,3 millones de dólares del Banco Mercantil Santa Cruz. Tras la huida, quemaron dos vehículos.

El 8 de este mes, el gobierno boliviano dio a conocer el arresto de Mariano Luiz Tardelli, brasileño, considerado por las autoridades de su país como un importante elemento del grupo narco PCC.

Supuestamente, Tardelli era el encargado de dar los golpes para juntar dinero con el objetivo de comprar municiones o "equipar" a la banda, y según autoridades bolivianas, fue el cabecilla de la banda que atracó el móvil de caudales.

UN MAPA PARA ESCAPAR A PARAGUAY

"La organización está integrada por personas de distintas nacionalidades, obviamente el núcleo de la organización está integrado por brasileños, podemos adelantar que estos brasileños son emisarios del Primer Comando Capital (PCC). La investigación inicial señala vínculos con el PCC y que también es una organización que ha participado de atracos utilizando el mismo modus operandi en territorio brasileño", precisó el ministro de Gobierno (Interior) boliviano, Carlos Romero, según la Agencia de Noticias Fides.

Dijo, además, que en el rancho donde detuvieron a Tardelli -una zona conocida como Santa Ana de Chiquitos y donde todos los habitantes prácticamente protegían al narcotraficante- encontraron varias evidencias que comprueban el trabajo planificado de esta banda, incluyendo, un mapa de escape a Paraguay.

NO SE PUEDE NEGAR

Este lunes, Paraguay se despertó con la noticia de que un comando atacó una empresa de caudal en Ciudad del Este. Fuentes de la Policía Nacional señalaron a La Nación que, viendo la manera de actuar de estos delincuentes, todo apunta a que se trata del PCC, aunque todavía no hay elementos para confirmar este hecho.

Si bien Tardelli está detenido actualmente en territorio boliviano, la forma de operar y viendo los recientes antecedentes en Brasil y Bolivia, es el mencionado grupo criminal narcotraficante brasileño que está detrás de estos golpes, mediante una operativa bien planificada y reclutando cada vez más soldados.

"El modus operandi es evidentemente el mismo, se aplica de manera recurrente en Brasil, donde tienen 57 atracos con características en su territorio; en el caso de Bolivia con el caso Brinks, y ahora en Paraguay con un operativo más grande, pero con las mismas características en su funcionamiento. Estamos pidiendo ahora una reunión con las autoridades del Brasil y de repente vamos a consultar también con Paraguay. Vamos a hacer el cruce de información, pero a nivel político también necesitamos tomar decisiones", manifestó ayer el ministro boliviano Romero.

OTROS GRANDES ASALTOS EN LA REGIÓN:

  • 08 de agosto de 2005: Unos 65 millones de dólares son robados del Banco Central de Fortaleza, capital de Ceará, al nordeste de Brasil. Los delincuentes trabajaron un buen tiempo para construir un túnel que los llevó a la caja fuerte misma del Banco. Fue -y sigue siendo- el mayor golpe a un banco de la historia del vecino país. Este asalto inspiró incluso a la película “Asalto al Banco Central” que salió en el 2011.
  • 8 y 9 de setiembre del 2012: Varios delincuentes ingresaron a la sucursal del Banco Macro ubicada en la ciudad de Santa Fe, Argentina, y se llevaron unos 32 millones de pesos (1,8 millones de dólares, al cambio actual) en lo que se considera uno de los golpes más certeros en el vecino país por parte de grupos delictivos.
  • 12 de agosto de 2012: Un grupo armado de 8 personas se hicieron pasar por empleados del aeropuerto de Santiago de Chile y se llevaron 10 millones de dólares que estaban siendo transportados por un blindado de la firma Brinks para su remesa. El millonario asalto se perpetró sin que los criminales hagan un solo disparo, a pesar que se violaron sin dramas los dos anillos de seguridad que tiene esa zona del aeropuerto chileno.

Paraguay:

  • 20 de setiembre de 2016: Un grupo compuesto por 15 hombres atacó un convoy de transportadores de caudales de la empresa Yrendagüe SA, en plena Ruta 2, en la zona de Itacurubí de las Cordillera, en Cordillera. Se llevaron G. 2.600 millones (464 mil dólares). Los criminales lograron reducir a los policías que iban en dos patrulleras escoltando al transportador de caudales.
  • 15 de setiembre de 2014: Cerca de 30 delincuentes tomaron de rehenes a los cuatro policías de la tranquila ciudad de San Cristóbal, en Alto Paraná, y atracaron la sede del banco Itaú, Regional y una casa de cambios, de manera simultánea. Los criminales se llevaron cerca de G. 600 millones (107 mil dólares) y utilizaron armas de guerra, dinamitaron los cajeros de los bancos asaltados y tenían todo sincronizado el operativo.
  • 10 de mayo de 2011: Integrantes del Primer Comando Capital (PCC) asaltan el local del Banco Continental de Salto del Guairá, en Canindeyú. Los delincuentes lograron llevar un botín de unos G. 4.100 millones (732 mil dólares) entre reales, dólares y otras monedas extranjeras. Sin embargo, meses después, los responsables de este atraco (que fueron 17 en total) fueron detenidos por la Policía y el cabecilla, un brasileño de nombre Alex Mauricio Lima, alias “Cabelo”, fue condenado recién en el 2015.
  • 31 de julio del 2007: Un grupo integrado por cinco hombres encapuchados se alzó con cerca de G. 5.600 millones (Un millón de dólares) pertenecientes a casa de cambios. El robo ocurrió en la planta baja del aeropuerto Silvio Pettirossi, cuando dos empleados de dicha empresa se disponían a enviar el dinero a otro país.
  • 4 de agosto del 2000: Un total de ocho asaltantes vestidos con uniformes militares y armados con armamento de guerra, se alzaron con un total de 11.132.000 dólares americanos, que era propiedad del banco HSBC, también en el Silvio Pettirossi. El dinero era transportado en vehículo blindado de la firma Prosegur y cuando estaba para ser embarcado en un avión de TAM con destino a Buenos Aires, el grupo comando redujo a los guardias y tomaron el dinero.