La campaña de comunicación de riesgo y participación comunitaria para la vacunación contra el COVID-19 tuvo su cierre y rendición de cuentas. El proyecto fue implementado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en el marco de la pandemia. El acto se desarrolló en la sede del Grupo Scout Nanawa con la participación de autoridades, referentes y pobladores.

Los resultados presentados en esta ocasión resumieron el trabajo de 7 meses, durante el cual el Unicef apoyó en el diálogo comunitario para facilitar la ampliación de los servicios de vacunación contra el COVID-19.

Estas acciones fueron coordinadas por Unicef e implementadas por Hábitat para la Humanidad Paraguay y la Red de Apoyo a Asentamientos en Central, Alto Paraná y Caaguazú. Involucró a numerosos líderes barriales y voluntarios para que, a través de la participación comunitaria, se superen las barreras que existían para el acceso a la vacunación contra el COVID-19.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Las barreras más importantes estaban: la falta de información científica y sencilla, el temor hacia la vacuna frente a algunas enfermedades de base, los rumores sobre los efectos secundarios, entre otras. En el marco de estas acciones, más de 1.450.000 personas recibieron información oportuna para prevenir el contagio y más de 660.000 personas accedieron efectivamente a la vacunación.

Lea también: En Chile presentan ambiciosa reforma tributaria

Superando barreras a partir del diálogo

La campaña se propuso fortalecer el diálogo participativo con los pobladores de los barrios visitados en Central, Alto Paraná y Caaguazú. Los actores claves de este diálogo fueron los 440 referentes comunitarios y 2.759 voluntarios que se formaron y brindaron su tiempo y dedicación a la campaña.

A partir de la comunicación de riesgo, los referentes y voluntarios ayudaron a entender mejor la realidad de cada comunidad, los mitos y miedos instalados en la población sobre las vacunas, con estos conocimientos se capacitaron a las cuadrillas para hacer un recorrido casa por casa con información oportuna y servicios de manera a lograr un mayor número de personas inmunizadas e informadas sobre el tema del COVID-19. A través de un sondeo rápido, más de 1.652 personas colaboraron en la identificación de barreras y objeciones sobre las vacunas, de manera de pensar las estrategias que faciliten la vacunación.

Lea también: Cuatro muertos al estrellarse un avión en el sur de Argentina

Espacios Seguros Infantiles

Durante este proceso se promocionaron 146 espacios comunitarios de vacunación que se instalaron en los barrios en consulta y coordinación con líderes comunitarios. Más de 4.100 niñas y niños participaron de los Espacios Seguros Infantiles instalados para apoyar a sus familiares con información, consejos y equipamientos adecuados para la niñez. De esta manera, se logró también promover el esquema regular de vacunación de los niños y las niñas.

Desde estos puestos instalados en los barrios fue posible acercar las vacunas a las familias de comunidades vulnerables de capital, Central, Alto Paraná y Caaguazú, e incluso organizar la vacunación domiciliaria para aquellas personas que por algún tipo de impedimento no podían acudir al vacunatorio, garantizando así el derecho a la salud de todas las personas.

Mirá también: Naufragio en el Mar de la China Meridional deja casi 30 desaparecidos


Dejanos tu comentario