Tras el levantamiento de la emergencia sanitaria por el COVID-19 por parte del Poder Ejecutivo, que a su vez levanta la obligatoriedad del uso de tapabocas, el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) sacó un nuevo protocolo de bioseguridad para entornos escolares, que regirá en instituciones oficiales, privadas y subvencionadas.

“El decreto deroga la continuación de las medidas en general, como la declaración de emergencia, pero en la mesa de trabajo con el Ministerio de Salud y otros entes seguimos garantizando el cuidado de lo que venimos haciendo desde el primer día como el lavado de manos, lo que tiene que ver con la ventilación”, indicó Marcos Tintel, director general de Bienestar Estudiantil del MEC, tras conferencia de prensa.

Lea más: Conmemoraron el Día Mundial de la Voz en la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Respecto al uso de tapabocas, Tintel refirió que se trata de una cuestión de cuidado general que está dentro del marco sanitario, y que el MEC apuesta a que los propios directores y docentes sigan manteniendo las indicaciones dentro del anexo de la nueva resolución que permite la conciencia al autocuidado o autoprotección ante los virus que circulan en este periodo del año.

Dijo además que mediante un aporte de la República de China (Taiwán) se está realizando un monitoreo del ambiente en instituciones educativas. Además, aseguró que las resoluciones del MEC siguen resguardando la bioseguridad de estudiantes y docentes por la tranquilidad de toda la comunidad educativa.

Lea también: Operativo seguridad en Tañarandy se desarrolló sin incidentes

“Entendamos que esto nos decía la gente del Ministerio de Salud, que ha evitado que con este cambio de clima varios otros virus puedan propagarse efectivamente en este ambiente. Es por sobre todo una cultura que nos permite ir dejando ya estas medidas de acuerdo a lo que vaya avanzado”, insistió.

Instan a las instituciones educativas a seguir con la ventilación cruzada, natural y por los medios adecuados. Segundo, continuar con el lavado de manos y en espacios –según las características de la tarea del proceso pedagógico o la necesidad de seguridad– de estudiantes y docentes, se recomienda seguir utilizando tapabocas.

Podés leer: Niños recrearon última cena en Tañarandy

Anexo Resolución N° 181

Los estudiantes y docentes deberán contar con tapabocas en caso de necesidad de forma preventiva. Las puertas y ventanas deberán estar abiertas en todo momento asegurando la ventilación cruzada. Además, cada estudiante deberá portar sus enseres de aseo personal, su propio envase de agua y no debe compartir utensilios.

Las instituciones educativas deberán promover actividades físicas, deportivas y recreativas al aire libre. Los estudiantes y docentes seguirán utilizando el tapabocas en el aula si así lo desean, ya que esta disposición ya no es obligatoria, sino más bien preventiva. Se recomienda la higiene de manos, así como también la vacuna anti-COVID de todos los miembros de la comunidad educativa.

Podés leer también: Desde hoy habilitaron el paso en balsa entre Itá Enramada y Puerto Pilcomayo

Dejanos tu comentario