Los miembros del Centro de Convenciones Avivamiento (CCA) de Curuguaty siguen organizando reuniones y cultos frente al clausurado local de la iglesia evangélica fundada por el pastor José Alberto Insfrán Galeano, según grabaciones en video que circulan en redes. El fundador de esta iglesia se encuentra prófugo y con orden de captura internacional en el marco de la operación A ultranza Py de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) y del Ministerio Público contra un esquema de narcotráfico y lavado de dinero.

Para la realización de sus encuentros de oración por su líder, los feligreses habrían logrado el consentimiento de las instituciones encargadas de custodiar los bienes e inmuebles incautados al clan Insfrán. Las Fuerzas Armadas de la Nación y la propia Secretaría Nacional de Bienes Incautados y Comisados (Senabico) habrían dado el visto bueno para que la feligresía del CCA celebre sus cultos y alabanzas fuera del templo.

Sin embargo, los custodios militares que reguardan el lugar prohíben el ingreso a los interiores de la iglesia así como de la radio que dirigía el pastor José Insfrán, quien junto con sus hermanos Miguel Insfrán y Yolanda Insfrán habrían estado utilizando el Centro de Avivamiento, con sede en Curuguaty, para lavar dinero producto del narcotráfico, según el Ministerio Público.

Lea también: Identifican al presunto autor moral del atentado en Canindeyú

“Repartían dinero”

En el templo, donde tras los allanamientos se constató que cuenta con una infraestructura lujosa, incluyendo una pileta olímpica, se organizaban grandes eventos como la visita de “apóstoles y profetas”. Al respecto, el fiscal del caso, Meiji Udagawa, dijo a La Unión que los movimientos económicos del pastor Insfrán y de la Iglesia eran poco usuales.

Señaló que muchas de las operaciones no coincidían y que una de las hipótesis de la pesquisa es que el bienestar económico tiene como origen Colombia: “Se hacían encuentros religiosos con ese ropaje, con personas provenientes de todo el país, las que eran llevadas en ómnibus, todo pago, como una especie de retiro”, informó.

“Llamaba la atención el gran movimiento de esa iglesia y cada vez ganaba más adeptos porque repartían dinero”, mencionó Udagawa a la 800 AM. Con el dinero aparentemente se financiaban campañas políticas e incluso la Iglesia funcionaba como una especie de “sponsor” de clubes deportivos, con cifras llamativas, según la Fiscalía.

Lea también: Luque: delincuentes entraron a una joyería y se alzaron con joyas por valor de G. 200 millones

El diputado Juan Carlos Ozorio, el vicepresidente Hugo Velázquez y el pastor José Insfrán, reunidos el 18 de octubre de 2021. Foto: Gentileza.

Administración de los bienes

La semana pasada trascendió que el intendente de Curuguaty, Walter Ramírez, solicitó a la Senabico la autorización para administrar el templo y los buses del CCA, incautados por A ultranza Py, con el propósito de convertir la iglesia en un teatro municipal, y los colectivos, en medios de transportes para estudiantes de la comunidad. Reveló que en las instalaciones de la iglesia antiguamente funcionaba una discoteca, propiedad de su familia.

En diálogo con la 1080 AM, Ramírez señaló que en la zona tienen deficiencias en el sistema de transporte, por lo que disponer de esos buses ayudaría mucho a paliar el problema. “Tenemos jóvenes que se van a capacitación de universidades, tenemos la escuela de fútbol municipal que a veces deben trasladarse para las competiciones en varias partes del país. También tenemos estudiantes de colegios, de escuelas, muchos pedidos de transporte recibimos en la municipalidad”, expresó.

En el marco del operativo A ultranza Py ya se realizaron cerca de 100 allanamientos en todo el país; las acciones se iniciaron el pasado 22 de febrero y es una investigación penal sobre una estructura criminal trasnacional dedicada al lavado de dinero proveniente del narcotráfico y que operaba en nuestro país.

Lea también: Suboficial habría intentado atropellar a su expareja

Dejanos tu comentario