Rocío Gómez. Encarnación.

El lunes pasado, a las 23:30 horas aproximadamente, familias del distrito de Capitán Miranda fueron sacudidas en sus camas por el estruendo de la tormenta que arrasó con casas, granjas, carteles, bosques y campos sembrados. Se calcula que 2 kilómetros de ancho fue el perímetro que cruzaron con violencia el viento y granizo, llevando techos y chapas principalmente, junto con todo lo que no estuviera bien sujeto en los patios.

Increíblemente, no hubo pérdidas humanas ni de ningún animal que lamentar. Pero si millonarias pérdidas para numerosas familias agricultoras y ganaderas, varias ubicadas sobre la Ruta Nacional PY06 “Doctor Juan León Mallorquín”. Se calculan Gs. 25 millones de pérdida que tendrá que invertir la familia Bleich en el galpón frente a su hogar que perdió completamente el techo y todos los vidrios de las ventanas.

Lea más: Pía León: la mejor chef del mundo y con los pies en la tierra peruana

La Municipalidad de Capitán Miranda emitió un comunicado sobre las pérdidas económicas. Foto: Grupo Nacion.

“Lo que es tendido eléctrico destrozó completamente, porque en la franja de enfrente cayeron todos los cables al caer tantos árboles. El viento era atroz, destrozaba todo lo que venía, pero no nos pasó nada a nosotros ni a nuestros perritos. Nuestra casa tiene techo de zinc, se levantó y volvió a caer. No voló el techo, pero entró gran cantidad de agua de la lluvia y del granizo”, relata Fiorent Bleich.

En tanto, son unos Gs. 40 millones de pérdida para la familia Lopoha en el silo, al fondo de su hogar, con la destrucción de sus depósitos donde secaban lo cosechado. “Somos agricultores, sabemos que la naturaleza manda”, indicó Juan Lopoha. “Tengo 79 años y nunca vi algo así en mi vida, abrí la ventana, pero tuve que cerrarla enseguida porque el granizo me golpeó la cara. Realmente temimos por nuestra vida, una noche de terror fue lo que vivimos. Parecía que estábamos en una película, pero gracias a Dios no hubo ni animales heridos”.

Y, por último, una de las familias más afectadas fue la de José De Smet, agricultores de la zona desde la fundación del distrito. El tornado afectó el depósito, granero, los corrales y principalmente el cultivo de trigo, que estaba a una semana de cosecharse. “Perdimos 60 mil kilos de trigo que se habían salvado de las heladas, unos Gs. 80 millones. A parte, calculamos que debemos invertir unos 50 millones en infraestructura”, lamentó José.

Lea más: “Chivo Wallet” supera 500 mil usuarios en El Salvador y se extiende a EEUU

La casita del perro se mantuvo en pie tras la violencia de la lluvia y el viento. Foto: Grupo Nacion.

“Nosotros somos descendientes belgas y tenemos un salón de habla neerlandesa, se destechó el 80 por ciento”, refirió el hombre, sobre una construcción casi destruida por completo, donde festejaban fechas tradicionales de la cultura neerlandesa.

La Municipalidad de Capitán Miranda emitió un comunicado sobre las pérdidas económicas e informando que se encuentran asistiendo a las para evitar que queden a la intemperie.

“Como todo agricultor, a sacudirse y empezar de vuelta, no queda de otra. Estamos acostumbrados a eso. Si no es la helada, es el huracán. Contra la naturaleza no se puede hacer nada”, resume Juan De Smet, expresando el sentimiento del golpeado distrito.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar