Sara Ayala

sara.ayala@gruponacion.com.py

La solidaridad fue uno de los valores que se destacaron durante la pandemia, y uno de los rostros jóvenes que marcó esa inspiración fue Nacho Masulli. Un joven que logró revolucionar las redes sociales a través de la voluntad de miles de ciudadanos.

Las necesidades en los hospitales y el pesar de los familiares de aquellos enfermos por COVID-19 fueron motivos suficientes para encender la llama de la solidaridad en el joven de 19 años, que en contacto con LN Live contó esa experiencia gratificante.

Te puede interesar: Domo de Cecon: hito histórico para Paraguay

Pero la campaña que instaló no paró desde aquel tuit en el que pedía colaboración para iniciar la entrega de platos de comidas en los hospitales. La movilización fue tan grande que ni él esperaba lograr una red de más de 1.000 voluntarios que lograron entregar más de 300.000 platos de comida en 6 meses.

Mientras la pandemia agudizaba los números de contagios, la necesidad de hacer algo no se frenó, lo que impulsó que esta red voluntaria no pare, según expresó Nacho. Recordó incluso en un momento dado que llevar tanta responsabilidad sobre la espalda a tan corta edad le parecía demasiado, y pensó en varias oportunidades en dejar de lado todo y descansar.

Pero la adrenalina y las emociones que se generaban en los hospitales fueron sus pilares para seguir al frente, además de contar con la ayuda de su familia, su madre Mónica Masulli y Víctor Acuña, pareja de la misma. Con ellos logró gestionar y organizar logísticamente todos los recursos que conseguía.

La voluntad superó las barreras y el Twitter logró convertir al joven Nacho en una insignia durante las fases más duras de la pandemia. Lo que también le valió para que la Junta Municipal quiera distinguirlo con la medalla municipal al mérito Domingo Martínez de Irala y también a su familia.

Lea también: LN live: La Nación cumple 26 años y lo celebra con liderazgo femenino

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar