Sin lugar a dudas, se viven tiempos muy difíciles. La pérdida de un familiar o amigo en tiempos de COVID-19 hace que el duelo sea más complicado por el hecho de no poder compartir con los seres queridos y no poder despedir a la persona fallecida como solíamos hacerlo.

Los diversos cambios surgidos en cuanto a las tradiciones sociales y culturales por la pandemia por coronavirus exponen que las situaciones de duelo, de por sí difíciles, se hayan vuelto aún más complicadas debido a que no se puede dar una despedida como las que normalmente la sociedad acostumbraba.

“De manera personal es bueno realizar cartas de despedida o armar un álbum de fotos con los recuerdos más significativos. Podemos realizar también dibujos o poemas, videos que expresen sentimientos de gratitud por la vida y la persona que nos ha dejado”, indicó la Dra. Lucía Valdez, jefa del Dpto. de Psicología del Hospital de Clínicas.

Dra. Lucía Valdez, jefa del Dpto. de Psicología del Hospital de Clínicas. Foto: Gentileza.

La doctora habló sobre el caso específico de los hijos que perdieron a su papá o mamá, más aún en fechas como el Día de la Madre. “Es cierto que el Día de la Madre es una fecha sensible, especialmente para las personas que han perdido a la suya recientemente en este contexto de pandemia. La situación de duelo siempre implica el dolor de una pérdida, pero se intensifica dependiendo de la importancia y la relación que hemos tenido con esa persona en nuestra vida”, mencionó.

Teniendo en cuenta que por lo general la relación con la madre es una relación vital, su ausencia impacta de manera importante. “La recuperación del duelo dependerá del apoyo que se reciba de nuestro entorno familiar, amigos y reorganizar la vida cotidiana en función de la ausencia que fue muy significativa”, puntualizó Valdez.

Leer más: COVID-19: señalan que periodo más crítico será entre junio y julio

Según explicó la especialista, la coyuntura de la pandemia hizo que muchos hijos no puedan estar con sus madres por la internación, el aislamiento y otros factores, y dichas situaciones son las que podrían generar ese sentimiento de no haber tenido la oportunidad de cuidar o el sentimiento de no haber hecho lo suficiente con el consecuente sentimiento de culpa.

“En algunos casos ni siquiera hubo velorio o el sepelio con reducidas personas, y podría generar la sensación de que no haya habido despedida o una oportunidad de expresar sentimientos y emociones sin la contención familiar de los allegados y amigos. Por eso es que se aconseja de manera social realizar rituales de despedida que puedan ser igualmente válidos: a través de la web, una ceremonia virtual que se pueda recordar a la persona fallecida, en la que se exponga algunos aspectos relevantes de su vida y puedan ser valoradas por la familia, la comunidad, los amigos. Se pueden crear murales de homenajes o un espacio abierto para expresar las condolencias”, agregó.

Leer también: COVID-19: cifra de fallecidos baja a 52, pero hay récord de internados

Múltiples pérdidas

La jefa del Dpto. de Psicología del Hospital de Clínicas señaló que las pérdidas múltiples se están dando durante esta pandemia y significa desde luego un gran impacto en la vida de las personas. La especialista explicó que una pérdida es difícil, pero cuando son más de un afecto cercano o familiares significativos se intensifica el dolor de la pérdida. “A veces genera desesperanza y en algunos depresión, siempre de acuerdo a las características de la personalidad de la persona que cursa el duelo”, expresó.

Las personas que están recientemente con duelo, que han perdido a su madre o algún familiar querido la recomendación psicológica es que cada uno se dé tiempo para respetar ese sentimiento de dolor. “Expresar sentimientos y emociones permite sanar, no reprimir los sentimientos, sino dejar que se expresen y entonces eso es curativo”, aseguró Valdez.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar