La aparición de nuevos datos, luego de un análisis multitemporal de los cambios de uso de suelo llevado a cabo por el Instituto Forestal Nacional (Infona) en el inmueble propiedad de la Agroganadera Pindó SA, obligó a la institución forestal a realizar una ampliación de la denuncia realizada el 1 de noviembre del 2018 en contra de personas innominadas que se encuentran de manera ilegal, desde comienzos del 2012, en la mencionada propiedad privada.

Los cambios en el uso de suelo derivados de la expansión y extensión de асtividades humanas generan impactos negativos en la biodiversidad y en el ecosistema local.

La ampliación de la denuncia adjunta el mencionado análisis de cambio de uso de suelo cuantificado en hectáreas en un lapso comprendido entre el 2004 y el 2019. En todo ese tiempo, las imágenes satelitales pudieron identificar un total de 2.107,79 hectáreas de cambio de uso de suelo.

Le puede interesar: El gran negocio de la madera en la estancia Pindó

Imágenes satelitales presentadas en las varias denuncias presentadas por los representante de la Agroganadera Pindó S.A. Foto: Gentileza.

Aumenta deforestación a partir del 2012

Lo llamativo es que, a partir del 2012, en coincidencia con el inicio de la ocupación ilegal de una parte del establecimiento agroganadero, la cantidad de hectáreas registradas como cambio de uso de suelo por las imágenes satelitales aumenta de manera considerable.

Entre el 2004 y el 2011 se registra un total de 31,67 hectáreas, mientras que a partir de la ilegal ocupación hasta el 2019, 2.076,12 hectáreas han sido las afectadas, según el reporte presentado por el Infona en el escrito de ampliación de denuncia presentada.

Constantes cambios en el uso de suelo

En el escrito presentado se hace mención que la institución forestal nacional se encuentra monitoreando de manera permanente la zona debido a los constantes casos de cambio de uso de suelo en la propiedad.

Sin embargo, agrega la denuncia del Infona, es imposible el ingreso de sus funcionarios sin el apoyo fiscal y policial a causa de la peligrosidad de los ocupantes ilegales, quienes se encuentran armados custodiando la zona, por lo que ya han solicitado al Ministerio Público que peticione al Juzgado correspondiente el allanamiento para poder ingresar al predio de la Agroganadera Pindó SA.

La misión del Infona es defender, proteger y custodiar los bosque naturales y nativos del Paraguay, por lo que están preocupados por el daño forestal que se está produciendo en la zona y solicitan apoyo del Ministerio Público para detener la deforestación existente en el inmueble y que es llevado a cabo por el grupo de ocupantes ilegales.

En varias ocasiones, los ocupantes ilegales causaron destrozos en la Agroganadera Pindó. Foto: Gentileza.

Ocupación violenta

En noviembre pasado, la Subcomisaría 17ª de Lau­rel, del departamento de Canin­deyú, informó al fiscal de turno de Curuguaty sobre la denuncia formulada en sede policial por la abogada Mar­garita Colmán, representante legal de la estancia Pindó, tras percatarse que 70 personas estaban dentro de una pro­piedad colindante a la refe­rida estancia en carácter de invasores.

En vista a que los ocupantes no solicitaron nin­guna autorización para ingre­sar a la propiedad, cuya finca es 5.603 y tiene una dimensión de 1.000 hectáreas, decidió realizar la denuncia. Asimismo, se denunció que dicha cantidad de perso­nas atacó el retiro Vaca­retá ubicado en la citada finca, donde los invasores se llevaron pertenencias de los empleados del referido esta­blecimiento ganadero.

En varias ocasiones, el grupo invasor, recibió la visita de senadores del Frente Guasu y del PDP. Foto: Gentileza.

El grupo, que ya ha sido denunciado por invasión ilegal, acompañó la protesta realizada a fines de noviembre del año pasado, donde realizaron piquetes en el centro capitalino a fin de presionar para la discutida obtención de US$ 25 millones como ayuda económica para la agricultura familiar.

Este mismo grupo de invasores recibió en varias ocasiones la visita de senadores del Frente Guasu y del Partido Democrático Progresista, motivo por el cual fueron denunciados por los gremios de productores del país ante el Ministerio Público, por considerar que instigaban a la invasión de propiedades privadas.

El negocio de la deforestación

Un estudio realizado por la Fundación Moisés Bertoni estimó el valor de cada hectárea en madera comerciable en el inmueble invadido en alrededor de G. 70 millones, lo que supondría un total de G. 210 mil millones, lo que convertido a moneda norteamericana totalizaría alrededor de US$ 30 millones al cambio actual.

El gráfico permite observar el avance de la cantidad de hectáreas afectadas por el uso de cambio de suelo a partir del año 2012. Inforgrafía: La Nación

Le puede interesar: Ocupantes de estancia Pindó se contradicen al pedir ayuda al Estado, aseguran

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar