Todo el país sufre ante la pandemia por el nuevo coronavirus, tanto física, emocional y económicamente, pero hasta la fecha los más afectados son los ancianos y niños, quienes hasta el domingo pasado permanecieron aislados. Hoy en el Día Mundial de la Salud Mental los profesionales destacan la importancia de la salud emocional de ambos sectores de la sociedad.

Según el doctor Julio Torales, jefe de cátedra de psiquiatría del Hospital de Clínicas, los adultos mayores fueron los más afectados con esta pandemia, ya que muchos de ellos ya tenían poco contacto social antes de esta crisis y con la llegada del virus en el país esto se agravo el doble. “Con la cuarentena y la prohibición de que puedan recibir la visita de sus familiares, nietos, hijos, amigos y la posibilidad de salir, aumento la sensación de desesperanza”, dijo en contacto con La Nación.

Todas estas sensaciones crearon un ambiente de miedo y depresión en los adultos mayores, además de un decaimiento físico. “Hubo mucha dificultad, la cuarenta creó en muchos el miedo al futuro, aumentaron las quejas físicas, también sintomatología depresiva e insomnio”, ratificó.

Te puede interesar: Aumentan cuadros de estrés y ansiedad en niños y jóvenes a causa de la pandemia

Los adultos mayores deben resguardarse en sus casas. Foto: Archivo.

Miedo en niños

En tanto que en el otro extremo en el que se sitúan los niños, otro de los sectores que se vio más afectado y cuyo permiso para salir se dio desde este lunes. El profesional destacó que los más pequeños en un principio no se daban cuenta de lo que ocurría hasta que empezaron a ver las informaciones. “Ellos no llegaban a cuantificar la magnitud del problema, pero luego al recibir información sobre lo que estaba sucediendo, el sufrimiento en el mundo y las muertes, empezaban a tener miedo”, aseguró.

Torales manifestó que uno de los principales miedos de los chicos empezó a aumentar cuando se implementó la cuarentena inteligente y los padres empezaron a volver a sus trabajos en forma gradual. “La sensación de miedo por si sus padres se enfermaban”, agregó.

Así también se vieron muy afectados al no ir a las escuelas y perder contacto con sus amigos, profesora y además de estar todo el día sin la posibilidad de salir creó un ambiente de ansiedad que les afectó muchísimo. “No verlos todos los días entonces se vieron abrumados. Hubo mucha sintomatología ansiosa”, puntualizó.

Leé también: Cifra récord: Paraguay alcanza los 33 muertos por COVID-19 en 24 horas

Luz de esperanza

En otro momento, Torales sostuvo que con la situación actual se debe enseñar a los niños y adultos mayores que la enfermedad va a seguir, pero que hay muchas posibilidades de que va a terminar muy pronto, pero que debemos cuidarnos. “Hay que hacerles entender que la situación no ha terminado, pero que alguna vez va a terminar. Siempre tenemos que dar esa luz al final del túnel siempre tenemos que pensar en la esperanza”, remarcó.

Agregó que es muy importante que se inculque en los niños el uso de tapabocas, lavado de manos y distanciamiento social, para poder seguir saliendo y disfrutar de estar al aire libre. “Mientras nos cuidemos, usemos las mascarillas y respetemos el distanciamiento de aquellas personas que no son de nuestro núcleo familiar, mantengamos el distanciamiento de 2 metros. Mientras se cumpla eso más rápido se va a terminar la transmisión de este virus y más rápido vamos a volver a la normalidad”, dijo.

Niños presentaron ansiedad y miedo. Foto: Gentileza.

Te puede interesar: Cáncer de mama: “No vencí a la muerte, solo la pospuse y eso es lo importante”

Consultar con un profesional

Torales aseguró que ahora que podemos visitar a los adultos mayores siempre respetando el distanciamiento, ya se puede verlos a través de las ventanas, el abrazo modo COVID-19 y decirles que estuvieron separados en búsqueda de un bien mayor que es mantener la vida y salud de ellos. “Hacerles sentir que estuvieron separados por la situación epidemiológica, para cuidarlos a ellos y no porque no nos importaban”, resaltó.

Ante cualquier síntoma emocional que presente tanto el adulto mayor o el niño, en especial si la persona se siente muy triste, muy fatigada y si llora mucho, recomendó ayudarles, acompañarles, escucharles y hacerles consultar. “Están los sistemas de telepsiquiatría y telepsicología disponibles, sin la necesidad de que salgan, para que puedan recibir orientación de un profesional”, señaló.

Se debe explicar que en algún momento todo va a terminar, dijo el profesional. Foto: Archivo.

Dejanos tu comentario

11H

El clan Ferreira fue beneficiado con prisión domiciliaria. ¿La decisión del juez fue correcta?

Click para votar