El Dr. Guillermo Sequera, director de Vigilancia de la Salud, estuvo este sábado en el centro del debate por supuestamente ignorar a un familiar de una paciente con cáncer que clamaba por respuesta, quien incluso llegó a encadenarse frente a la sede del Ministerio de Salud en la capital.

Un video que se hizo viral en redes sociales, muestra que el Dr. Sequera caminaba por la vereda de la sede ministerial, mientras los presentes le reclamaban que atienda los pedidos de la mujer que yacía en el suelo, con una cadena en sus brazos.

Se trata de Elizabeth Ocampos, una mujer cuya madre, Lili Báez, se encuentra esperando hace 3 meses el tratamiento en el Instituto Nacional del Cáncer (Incan); necesita con urgencia internación y 28 sesiones de quimio y radioterapia. A raíz de la desesperación y la falta de respuesta, la mujer decidió encadenarse frente a la sede central de Salud Pública.

Lee también: Asociación de productores de cerdo reclama apertura de mercado taiwanés

Por dicha zona se encontraba circulando el Dr. Sequera, quien fue increpado por la persona que filmaba la situación, reclamando que escuche las exigencias de la mujer encadenada.

Finalmente, el médico tuvo que ser escoltado por un agente policial hasta ingresar al edificio público. Sequera fue consultado por periodistas sobre lo ocurrido, quien indicó que tuvo la intención de acercarse a la mujer para escucharla, pero que le empezaron a gritar e insultar, por lo que no pudo hablar con Ocampos. "Yo quería hablar con la señora encadenada en el Incan, pero me empezaron a insultar y no me pude acercar”, aclaró Sequera, en una entrevista para canal 4.

Podés leer: Siguen las altas cifras: 25 fallecidos y 888 positivos reporta Salud este sábado

Elizabeth Ocampos, en conversación con la 1080 AM, explicó que su madre hoy debería estar concluyendo las sesiones de radioterapia pero que ahora están tocando puertas para ser atendidas. “El martes mi mamá casi se me desmaya del dolor, la llevé al Incan de urgencias y me dijeron que ya no pueden drogar a mi mamá, porque no va aguantar y que siga esperando a que la máquina funcione”, refirió. “El lunes ella estará iniciando su tratamiento en un (sanatorio) privado y luego irá al Incan”, comentó Ocampos, indicando que los suplementos que debe tomar su madre cuestan G. 400.000.

Desde la Dirección de Redes y Servicios del Ministerio de Salud informaron que el acelerador para las sesiones de radioterapia del Instituto Nacional del Cáncer ya no presenta errores, por lo que se retomaron las atenciones a pacientes desde el pasado viernes bajo nuevo agendamiento.

Asimismo, Mazzoleni anunció que en el mes de octubre se contará con nuevo equipo y que el año que viene con una tercera máquina. Mientras tanto, se continuarán tercerizando el servicio, teniendo en cuenta que la lista de pacientes en espera asciende a 100. “El acelerador fue reparado y empieza a trabajar desde hoy, el segundo acelerador está en una etapa de calibraje y estará en 10 días. Entonces, desde octubre ambos estarán operativo”, dijo el ministro.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar