El 7 de septiembre de 1940, en un accidente de aviación fallecían trágicamente el presidente de la República, el entonces General José Félix Estigarribia, su esposa, Julia Miranda Cueto y el piloto, el Capitán Carmelo Peralta, al estrellarse el avión Potez 25 que los transportaba de Asunción a San Bernardino, como lo hacían habitualmente todos los fines de semana.

El libro “La Aviación Antes y Durante la Guerra del Chaco”, aporta detalles del vuelo que debía llevar a Estigarribia y a su esposa, hasta la mencionada ciudad. El avión construido en 1927, había participado de la Guerra del Chaco y en ese entonces estaba prestando servicios a la Comisión de Límites y tenía montado un equipo de fotografía aérea. El excombatiente de la Guerra del Chaco, Capitán Carmelo Peralta, fue el piloto designado y el avión partió de Ñu Guasu alrededor de las 11:00.

Lea también: La Guerra del Chaco en el cine: Hollywood estrenó film antes de la Paz

Inicialmente, el presidente y su esposa iban a viajar en un avión de fabricación italiana, con capacidad para seis personas pero el aparato no se encontraba disponible en ese momento, pues había partido hacia el Chaco a buscar a un soldado que había enfermado. Le pidieron aguardar 40 minutos y ya el avión que habitualmente utilizaban iba a estar en condiciones de llevarlos.

La última fotografía de José Félix Estigarribia y su esposa, Julia Miranda Cueto y que ambos nunca llegaron a verla. Fue tomada solo días antes del trágico accidente. Foto: Biblioteca Nacional del Paraguay

Estigarribia prefirió no esperar y entonces le asignaron el Potez 25, recién reparado y con capacidad para dos personas, aunque era usual que lo utilizaran tres, por la amplitud que tenía el lugar asignado al observador, quien era el encargado de tomar las fotografías.

El Potez 25 nunca llegó a San Bernardino y los restos fueron hallados en cercanías de Altos, cerca de un arroyo totalmente destruido. Fue encontrado por los tripulantes de un vuelo del Correo Brasileño, quienes describieron que tanto Estigarribia como su esposa, estaban abrazados al momento del impacto. Ambos militares fallecidos en el accidente aéreo, recibieron ascensos póstumos al grado inmediato superior, por lo que Estigarribia fue ascendido a Mariscal y Peralta a Mayor.

Como militar fue considerado un genio, cuyas estrategias aplicadas durante el conflicto bélico con Bolivia, lograron torcer el destino de la contienda. La guerra lo encontró como Coronel y tras las dos batallas, la de Campo Grande y Pozo Favorito, en la que demostró toda la preparación que adquirió durante sus estudios realizados en Chile y Francia, fue ascendido a General.

José Félix Estigarribia nació el 21 de febrero de 1888 en el poblado de Caraguatay, departamento de Cordillera y durante su carrera política tras el final de la Guerra del Chaco, se desempeñó como embajador en los Estados Unidos y luego ejerció la Presidencia de la República, tras vencer en los comicios generales como candidato del Partido Liberal, cargo que asumió el 15 de agosto de 1939 y lo sostuvo hasta su muerte, el 7 de setiembre de 1940, hace 80 años.

Uno de los hechos más resaltantes del corto tiempo en el que estuvo al frente del Gobierno Nacional, fue la abolición de la Constitución de 1870, que fue reemplazada por la nueva de 1940. Sus restos descansan en el Panteón Nacional de los Héroes.

Le puede interesar: Solo quedan 60 héroes veteranos de la Guerra del Chaco







Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar