Por Viviana Orrego

viviana.orrego@gruponacion.com.py

Pedro César Caballero Vidal tiene 24 años y a su corta edad ya egresó de tres carreras en dos universidades y está próximo a defender su tesina para obtener el título de su cuarta carrera. Es abogado por la Universidad Nacional de Asunción (UNA), Administrador Agropecuario e Ingeniero en Zootecnia por la Universidad San Carlos, y está desarrollando su trabajo final de grado en la UNA para ser apicultor.

El sobresaliente paraguayo fue becado por el Gobierno de Chile, a través de la Agencia de Cooperación Chilena (ACC), con el que accedió al Programa de Movilidad Estudiantil “Manuela Sáenz”. La misma, tiene como base la cooperación internacional y su objetivo principal es generar cambios que beneficien a las comunidades rurales emergentes y las de países de escasos recursos.

Las becas de movilidad “Manuela Saenz” se otorgan a estudiantes que desean estudiar en el extranjero y tiene como condición, obtener un promedio mínimo requerido y, que los beneficiados transmitan lo aprendido a la comunidad donde viven y residen. Mediante esta beca, Caballero Vidal pudo formarse en la Universidad Mayor de Chile.

Nota relacionada: Paraguaya sobresaliente: ganó beca de honor al mérito otorgada por universidad de Australia

“A través de esta beca, accedí a la oportunidad de estudiar en una de las mejores universidades privadas del país andino, la Universidad Mayor de Chile. Todo lo que aprendí en mi paso por Chile corresponde al sector agropecuario en general”, recordó Caballero Vidal, quien hace unos meses retornó al país tras finalizar sus estudios.

Relató que cursó con éxito materias como: Fisiología Nutrición Animal y Alimentación Animal. Los conocimientos adquiridos por el compatriota en Chile están enfocados a todo aquello relacionado con la producción animal, especialmente en animales monogástricos y rumiantes. Además, cómo se da el funcionamiento de sus aparatos digestivos, conocimiento que permite -a los productores agropecuarios- optimizar recursos para lograr disminuir costos.

Caballero Vidal, a su retorno al país con mayor objetividad y amplios conocimientos, se encuentra trabajando en una empresa familiar dedicada a la producción agropecuaria forestal ubicada en el distrito de General Aquino del departamento de San Pedro.

Anteriormente, realizó diversos cursos, pasantías y trabajó en varias empresas de varios sectores, atendiendo a su multiprofesionalidad. “Con esas experiencias adquirí conocimientos invaluables sobre cómo desarrollar proyectos agropecuarios. Por ejemplo, en mi paso por la estancia San Francisco”, rememoró.

Destacado compatriota está terminando su cuarta carrera profesional. Foto: Gentileza.

Nota relacionada: Paraguaya sobresaliente: de Ypacaraí a España para un doctorado en ciencias de los alimentos

La experiencia de formación profesional fuera del país

“Salir de la zona de confort, del día a día al que estamos acostumbrados para seguir un sueño en el exterior es una experiencia única. Perseguir nuevas experiencias, nuevos conocimientos y aprender sobre las maneras del país que te toque conocer, son situaciones que desearía que todos los jóvenes pudiesen vivir”, contó.

“En mi experiencia en Chile, me tocó ver a su población lidiar con muchas luchas cívicas que se suscitaban en aquella sociedad. Cuando recién llegué, pude presenciar protestas constantes relacionadas al plebiscito que pretende reformar la Constitución Nacional chilena”.

“También contemplé la marcha por el Día Internacional de las Mujeres donde 300.000 mujeres exigieron sus derechos frente al Palacio de La Moneda. Entre estas experiencias, y otras, aprendí de aquella sociedad a no tolerar la injusticia, rechazar normas arbitrarias y exigir derechos”, indicó Caballero Vidal al ser consultado cuál es la experiencia de formarse fuera de Paraguay y si recomienda esta práctica.

Nota relacionada: Paraguayo sobresaliente: es uno de los 25 investigadores seleccionados en el mundo para una beca de ingeniería

El joven compatriota comentó también que conoció a muchas personas en su estadía en Chile, a los que calificó como “personas increíbles”, que sin duda cambiaron su forma de ver el mundo, Hizo contactos profesionales y aprendió más sobre el ámbito que le apasiona.

“Pude apreciar también lo bien que vivimos en Paraguay aunque a veces reneguemos en su contra. El paraguayo es bueno por naturaleza, amigable y servicial y eso no se encuentra tan fácilmente en otras culturas”, dijo el compatriota valorando la personalidad característica del paraguayo en comparación a los extranjeros.

Experiencia COVID-19

“Mientras me encontraba en Chile, explotó la pandemia del COVID-19. En ese momento, creía ilusamente que duraría nada más unos meses pero acá estamos, conviviendo con el virus”, dijo Caballero Vidal, tras la consulta de cómo vivió el inicio de la pandemia fuera de su hogar y lejos de Paraguay.

“Al comienzo, me planteé volver a Paraguay, pero cuando me decidí a hacerlo, las fronteras se habían cerrado, quedándome así atrapado en un país extraño, lejos de mi familia, mis amigos, mis perros (Luna y Milo). Dada la situación, me vi en la necesidad de amoldarme a lo que estaba viviendo”.

Nota relacionada: Paraguaya sobresaliente: para su segunda carrera logró ingresar a la mejor universidad de México

“Me tocó inclusive, mudarme de residencia por la alta cantidad de casos positivos a mi alrededor. Muchas noches estuve sin dormir por el miedo a que algo ocurra, no solo a mí, sino también acá en mi ausencia porque poseo muchos familiares en edad de riesgo. Mis propios padres ya son mayores y se encontraban solos dado que, tanto mis hermanos como yo, que soy el menor, nos encontrábamos fuera del país. A pesar de todo, el amor, cariño y apoyo que recibí a la distancia de mi familia y amigos me ayudaron a poder sortear todos los trechos”, relató el multifacético paraguayo.

Al volver a Paraguay cumplió los 15 días de aislamiento preventivo como viajero del exterior, como medida de prevención de casos importados de COVID-19. Estuvo encerrado en un hotel sanitario dentro de una habitación 3x3. “Cuando por fin pude salir, me sentí tan libre y todos los estragos fueron compensados cuando pude sentir el indescriptible amor genuino y verdadero en el abrazo que di a mis padres, luego de meses”, valoró.

Meta personal

“Mi meta personal es honrarle a mis padres, que son mi fuerza y fortaleza en la vida. Trabajamos juntos, a la par, para sacar adelante nuestro emprendimiento agropecuario. Mis padres, Pedro y Zulma, son ingenieros agrónomos también, apasionados en sus áreas. Así, habiendo sido criado en ese ambiente, mi pasión por lo que hago es interminable, es por eso que me gustaría también establecer emprendimientos propios de ganadería y apicultura”, comentó sobre sus aspiraciones personales.

Lamentó que las empresas de mediano porte van desapareciendo en el país por la falta de por falta de créditos blandos para producir, la suba de impuestos y como el mercado es muy fluctuante hacen a los márgenes más estrechos. “Esto nos obliga a capacitarnos más para afrontar el mundo comercial, cosa que paradójicamente no garantiza el resultado del emprendimiento debido a que estamos sujetos a condiciones ambientales adversas en razón al cambio climático”, precisó.

Nota relacionada: Paraguaya sobresaliente: se forma en Australia para dar respuesta al “Plan Nacional de Educación 2024″

Sobre su profesión de letrado manifestó que no ha renunciado a la idea de ejercer la carrera de abogado, profesión que ama y que le llevó muchos años finalizarla pero que no sabe si podrá afrontar todo lo que representa el aparato judicial en el país.

“Existen factores como el feroz mercado y situaciones propias de la carrera que aún cuestiono o no sé si podría afrontar. Creo firmemente que la justicia hace a la grandeza de un país y el fin del Derecho alcanzarla; lastimosamente la eterna lucha entre el ser y el deber ser, lo ideal y la realidad, deja mucho que desear por parte de los que poseen la facultad jurisdiccional para dictar fallos”, finalizó.

Pese a la situación incierta en las ofertas de formación fuera del país a causa del cierre de fronteras, manifestó que igual se encuentra aplicando para becas en otros países, que incluso contactó con varias universidades pero que el contexto mundial en el que nos vemos sumergidos actualmente le indican permanecer en Paraguay por un tiempo más. “Tengo fe de que el tiempo me colocará en el lugar correcto cuando el momento sea el indicado”, dijo.

“Antes de viajar, una frase hizo ruido en mi cabeza. La misma decía: ’Derrotados están solamente los que bajan los brazos; ama lo que haces y no tendrás que trabajar un solo día de tu vida’, y desde ahí ha sido mi mantra. Como soy creyente, creo firmemente que Dios guía la vida. Las metas están para cumplirse y lo imposible solo tarda un poco más”, finalizó.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar