Desde hace casi 14 años, el Dr. Ulises Arrúa, médico intensivista, está en el Brasil. Actualmente está en la Unidad de Terapia Intensiva del hospital público Ronaldo Gazolla de Río de Janeiro donde atienden a pacientes con COVID-19.

Mediante una entrevista en la noche de este martes para Universo 970 AM, el profesional de blanco dijo que está preocupado por lo que pasa en nuestro país ya que los errores que se cometieron en Europa, está sucediendo en Paraguay.

El médico explicó que el virus es un parásito intracelular obligatorio lo que significa que no vive suelto en nuestro cuerpo por lo que tiene que entrar a la célula humana, llegar al núcleo y así poder reproducirse, lo que sería la fase viral.

“La cantidad de virus que uno pueda llegar a aspirar cuando un enfermo de COVID-19 viene y te estornuda por la cara no te llega a enfermar. Al inicio, esos virus van a tener que entrar a la célula y reproducirse millares de veces hasta estar en un número suficiente para poder vencer la inmunidad, las defensas del cuerpo”, expresó.

Leer más: Médico paraguayo que venció al COVID-19 sostiene que la Ivermectina es certera

Medicamentos

Con referencia a su experiencia en el tema y lo vivido en el vecino país con la pandemia del COVID-19, Arrúa mencionó que entre los medicamentos utilizados, está la ivermectina. “Usamos ampliamente ivermectina en las terapias acá en Brasil para su uso antiparasitario porque como estamos en hospitales públicos tenemos gente de la calle que viene con el cuadro que les trae una neumonía, otro tipo de infección y aparte de eso vienen todos parasitados con piojos, sarna, miasis, son indigentes”, refirió.

Agregó que algunos llegan con cirrosis hepática declaradas o con algún grado alto de insuficiencia hepática debido al uso del alcohol, sin hablar de las drogas. “Nunca tuvimos ningún problema con ellos por eso es que yo conocía la ivermectina. Se usa hace más de 40 años”, aseguró.

El médico paraguayo indicó que los medicamentos que tienen actividad antiviral son los que deben utilizarse. “La medicina basada en evidencias es la madre de la medicina, sin la medicina basada en evidencias no somos nada, el que no reconoce eso es un necio. Lo que tienen que saber es que nosotros ya vivimos esto, a mí no me contaron, yo sé porque pasé y sé cómo no podemos ventilar pacientes, sé lo que los pacientes no tomaron porque esa medida que pensaron que era buena, eso no funciona, la experiencia de los vividos vale. Estamos en una guerra y hay que aprender eso”, subrayó. “Hidroxicloroquina, ivermectina, azitromicina funcionan, eso está visto”, enfatizó el terapista.

Comentó que el hospital Gazolla es el hospital de referencia de COVID-19 y cuenta con 120 camas de terapia intensiva, 60 camas en terapia intermedia y el resto clínica médica, sala común todos con boca de oxígeno. “Con esto se está manejando actualmente la pandemia en Río de Janeiro que tiene la población de Paraguay”, ejemplificó.

Preocupante

El compatriota confesó que le preocupa mucho lo que está sucediendo en Paraguay. “Los errores que se cometieron en Europa están sucediendo en Paraguay. Están dándole paracetamol, que no tiene ninguna actividad viral, y le envían a su casa, eso es algo que tendríamos que encontrar la manera de evitar. Se les dice que vuelvan si tienen dificultad para respirar pero la dificultad respiratoria sólo tenemos en etapas muy avanzadas de afectación pulmonar”, expuso.

Mencionó que muchas veces el paciente ya no es recuperable en estas condiciones y eso es lo preocupante porque se pierde ese tiempo de oro que es el momento de atacar al virus para evitar que se reproduzca.

“Cuando el paciente llega a presentar dificultad respiratoria ya es tarde, esta enfermedad tiene otros muchos síntomas que estamos dejando pasar por alto. No olvidemos que es una gripe, resfrío, coriza estornudo, fiebre, diarrea, dolor de cabeza bien arriba y opresivo, sensación de frío, sensación de fiebre aún sin tener fiebre a veces y lo clásico, la pérdida del gusto y del olfato. La pérdida del gusto es 100% categórico que es COVID-19 y todo eso llega antes de la insuficiencia respiratoria.

El Dr. Ulises Arrúa es médico intensivista paraguayo y vive en Brasil hace casi 14 años. Foto: Gentileza.

Leer también: “Tenemos dos camas libres, ¿a quién le metemos?”, crítica situación de UTI en Central

Dónde ganar esta guerra

Finalmente, el intensivista aseguró que al virus le tenemos que ganar de mano en etapas iniciales cuando los síntomas están comenzando a aparecer. “Ahí el virus está replicándose y es el momento de tomar los medicamentos que estoy citando, tiene que ser administrado por su médico. El médico va a saber las dosis de estos medicamentos aparte de tomar el quelato de zinc, la vitamina B3. Esta guerra se gana en etapas precoces”, puntualizó.

Señaló que teniendo en cuenta lo citado, no se tendría que necesitar llegar ni a sala común del hospital. “Hay personas que sí van a tener comorbilidades, enfermedad bronquial obstructiva crónica, problemas respiratorios crónicos, asmáticos, obesos mórbidos, diabéticos, son pacientes problemáticos para el covid pero siempre tratando desde temprano con estos medicamentos no se llega a hospitalizar nadie. Tengo un paciente con comorbilidades, un señor que traté pesa 280 kilos, hipertenso, diabético, grandote, él no se enfermó, fue una gripe. Se quedó en su casa. Haciendo un cálculo rápido, tengo más de 300 pacientes ambulatorios que traté”, sostuvo el especialista.

Dejanos tu comentario

13H

El MEC determinó que todos los alumnos de primaria pasen de grado este año, incluso los que reprobaron materias ¿está de acuerdo?

Click para votar