Científicos del Instituto Helmholtz de Enfermedades Infecciosas de Alemania (HZI) divulgaron una investigación, que abarcó el análisis de la capacidad de transmisión del virus en lugares cerrados que presentaban una ausencia de aire fresco, un flujo de ventilación y bajas temperaturas.

Este estudio se realizó luego de un brote masivo del COVID-19 entre 1.500 funcionarios, en la planta procesadora de carne ubicada en Tönnies en Renania del Norte, Alemania.

Este contagio ocurrió en mayo pasado, se inició luego la investigación cuyos resultados se dieron a conocer recientemente. De acuerdo al estudio, se comprobó que la falta de aire fresco, una ventilación fuerte y una temperatura permanente de 10 grados son propicios para el contagio del virus.

Lea también: El COVID-19 se extinguiría de América Latina antes que exista una vacuna

Esta situación preocupa en nuestro país debido a que una empresa de embutidos ubicada en San Lorenzo, confirmó que 19 de sus funcionarios resultaron positivos al COVID-19, en tanto que otros 50 trabajadores se encuentran en cuarentena preventiva. En tanto que la fábrica continúa operando debido al trabajo por cuadrillas en diferentes horarios.

“La falta de ventilación, aire fresco y la baja temperatura también son factores preponderantes para que el virus circule. Si no se procede a una buena desinfección, el virus va a circular por ese aire. Por eso una de las premisas que tenemos es no utilizar aire acondicionado en los albergues para evitar la recirculación. Estos estudios podrían perfectamente tener una razón”, expresó el doctor Roque Silva, director de la XV Región Sanitaria, en contacto con La Nación.

En tanto que después de un brote en un frigorífico de Limpio, se cuenta con 30 casos positivos, mientras que en cuarentena preventiva son 200 personas, de acuerdo a Silva. “Cada caso confirmado te genera 10 a 15 contactos. Yo en los informes me fijo más en los contagios por contacto, no en los sin nexo. Eso habla que hay que armar un árbol de contactos sobre esto”, afirmó Silva.

Lea además: Contagios por coronavirus en el mundo ya superan los 16 millones

El profesional médico señaló que en la fábrica existía aire fresco en toda la infraestructura y que también los contactos de los funcionarios afectados están en cuarentena debido a que cada contagio genera unos 10 contactos que deben guardar aislamiento domiciliario a la espera de sus muestras de COVID-19.

También está en la mira el frigorífico Frigomerc del barrio Tablada, que fue intervenido y donde se recomendó el cese de trabajo en la firma que cuenta con 600 empleados. Durante la intervención se realiza el control sanitario pertinente para constatar la veracidad y verificar el protocolo sanitario aplicado.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar