Enriqueta Candia de Benítez es una tejedora de ñandutí, oriunda de Itauguá, que vive en la zona norte de Fernando de la Mora; y que por situaciones de la vida había abandonado dicha práctica. Pero desde hace 5 años volvió a tejer, que constituye su gran pasión; y precisamente lo hizo por recomendación del médico.

Lea también: Inspirada en Harry Potter, diseñadora crea barbijo que cambia de color

La especialidad de Enriqueta son los abanicos; pero no deja de lado la elaboración de carpetas individuales, elementos decorativos y todo tipo de apliques ya sea para vestidos, vinchas, manteles, entre otros. Ahora todo eso cambió, ya que con la pandemia aquello bajó considerablemente en cuanto a la demanda.

Como Enriqueta es una creativa por naturaleza, a ella y a su hija Margarita Candia, quien también se dedica a las manualidades, se les ocurrió confeccionar tapabocas, pero esta vez con el sello inconfundible del ñandutí, como aplique.

El trabajo de las mujeres fue descubierto por un sobrino, que al ver el barbijo terminado reconoció en este un producto original y muy delicado. Tanto es así que el mismo levantó fotos de los productos en su cuenta en las redes sociales; y desde entonces los pedidos no pararon de llegar.

Entre los tonos favoritos están el blanco combinado con negro o viceversa y el hilo multicolor; y el costo es de G. 10.000. Para pedidos pueden visitar el perfil Enriqueta Candia o llamar al 0992-885952.

Mirá también: Por cada 100.000 habitantes, se confirman 10,6 casos de COVID-19 en Paraguay

Dejanos tu comentario

8H

¿Cómo califica la implementación de las máquinas de votación durante las internas?

Click para votar