Alertados por los vecinos, que observaban con preocupación la creciente marea de humo y llamas que iba en aumento, bomberos de varias compañías de bomberos acudieron hasta el sitio y se encontraron con la escena en que unos 15 vehículos de transporte público de pasajeros en desuso se estaban quemando.

Los primeros en llegar fueron los voluntarios de la compañía local, pero debido a la magnitud del fuego, pronto tuvieron que ser reforzadas con otras unidades de Zeballos Cué, de Trinidad, de Asunción y de otras ciudades vecinas.

La columna de humo podía ser vista desde la distancia.FOTO: GENTILEZA.
La columna de humo podía ser vista desde la distancia.FOTO: GENTILEZA.

En un momento dado temieron que las llamas se extendieran hasta las casas aledañas, sin embargo no ocurrió gracias al rápido despliegue del trabajo de prevención. Los vecinos mencionaron que esas unidades no eran utilizadas, pero que con preocupación las veían como potencial peligro para la reproducción de los mosquitos en plena epidemia de dengue.

Debido a la forma en que se desarrolló el evento, no se descarta que el principio del fuego no haya sido accidental sino provocado, pero la investigación quedará en manos de los peritos y expertos.

En hecho se registró en un depósito ubicado detrás de la parada de la Línea 44, cerca de Puente Remanso, en la ciudad de Mariano Roque Alonso, donde las unidades pintadas con los colores de la Línea 43 estaban depositadas.