Teniendo en cuenta los brotes que se producen en países vecinos, se mantiene la alerta en nuestro país que hace 21 años no ve un caso de sarampión.

Al respecto, el director de Vigilancia de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud, Dr. Hernán Rodríguez, aseguró que es una situación en la cual permanentemente se está en alerta.

“El sarampión es una enfermedad que hace 21 años no se ve en Paraguay gracias a la vacunación. Recordemos que el sarampión es una enfermedad producida por un virus prevenible por vacuna, la cual está dentro del esquema regular de vacunación. La antisarampionosa viene en dos presentaciones: a presentación para niños de hasta 10 años es en la triple viral, que además de inmunizar contra esta enfermedad, protege contra la rubeola y la papera. Para infantes de 11 años en adelante y adultos, está la dosis doble viral que blinda al que la recibe contra el sarampión y la rubeola” mencionó.

Así también, refirió que los adultos que no recibieron la vacuna deberían vacunarse, independientemente a si van a viajar o no a áreas el mundo donde hay circulación del virus del sarampión.

Señaló además durante la comunicación con Universo 970 AM que se asume que los nacidos de 1965 o antes ya estuvieron en contacto con el virus en algún momento de sus vidas. “Toda persona que ya se enfermó de sarampión también ya está protegida de por vida, así como la que se vacunó correctamente, es decir, aquél que haya recibido dos dosis de la vacuna”.

Síntomas a tener en cuenta

Como Paraguay no registra casos de sarampión desde hace 21 años, el Dr. Rodríguez resaltó que actualmente existen médicos que nunca vieron un caso a lo largo de sus carreras, por eso se tiene que agudizar la vigilancia.

Indicó que ños signos de alerta y síntomas pueden presentarse entre 10 y 14 días después de la exposición al virus, lo que sería el periodo de incubación y el paciente de sarampión es asintomático durante este lapso. La infección se da en etapas secuenciales intervalo de 2 a 3 semanas.

El sarampión comienza a manifestarse con una fiebre leve a moderada, también con algún síntoma respiratorio, acompañada de tos, resfrío, ojos inflamados (conjuntivitis) y dolor de garganta. Esta etapa de la enfermedad puede durar dos a tres días.

La siguiente etapa de la infección es la erupción cutánea. Aparecen pequeñas manchas rojas ligeramente elevadas a lo largo de la piel, por lo general primero en el rostro y posteriormente se extienden al resto del cuerpo progresivamente. En este estadio también aumenta la fiebre, pudiendo llegar hasta los 41 °C.

“Cuando se sospecha de un caso de sarampión, lo que hay que hacer es avisar al centro médico más cercano para que el personal vaya hasta la casa y evitar que el paciente vaya hasta el hospital, debido a que el virus es expulsado mediante las secreciones de la tos, estornudos del enfermo y así estaría propiciando el contagio, ya que el virus permanece en el ambiente durante 2 horas y la persona que se expone y no está protegida, se va a enfermar”, dejó en claro.

El periodo contagioso del sarampión es de aproximadamente ocho días y transcurre en el espacio de cuatro días antes de la aparición de las erupciones en la piel hasta el cuarto día de la misma.

Preparación como país

“Lastimosamente, la vacuna es víctima de su propio éxito. Mientras haya enfermedad, uno busca la manera de protegerse como sea y la vacuna es una herramienta de prevención muy importante. El problema es que cuando ya no existe la enfermedad, uno pierde la noción de riesgo. Es una situación común”, lamentó Rodríguez.

Respecto a la preparación como país, manifestó que los puntos de entrada como aeropuertos y terminales terrestres están debidamente controlados y el personal está capacitado. “Dentro de nuestro país, si se detecta un caso sospechoso, se reporta inmediatamente al Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) y se envía el personal sanitario correspondiente para confirmar o descartar el caso“, expuso.

Situación en Brasil

El vecino país reporta actualmente 3.565 casos confirmados de sarampión y 15 muertes por la misma enfermedad, de las cuales 14 se dieron en el estado de Sao Paulo. Además existen casos sospechosos en estados aledaños a Paraguay como Mato Grosso do Sul y Paraná, en el caso de este último, concretamente el brote es en Curitiba.