El ex intendente de Asunción Mario Ferreiro habló con la prensa en conferencia de prensa. Fue luego de prestar declaración indagatoria ante la fiscal Stella Mary Cano. Ante distintos medios de prensa negó su supuesta participación en cajas de recaudación paralela en la Municipalidad de Asun­ción, hecho que fue denunciado por Camilo Soares.

Asimismo, indicó que renunció por consecuencia política y que esto se trató de un gesto importante para no escudarse en el municipio. "Más allá de la renuncia mediática. En mi declaración dejé sentado que no fui parte de ningún esquema de recaudación”, explicó.

Ferreiro señaló que acercó documentos para demostrar que no fue participe de dos cajas paralelas, una en la Policía Municipal de Tránsito (PMT) y otra en el Mercado Cen­tral de Abasto, denunciado por Karina Benítez, ex directora de Transparencia de la Municipalidad de Asunción.

“El expediente estaba en la jefatura de gabinete para iniciar los trámites correspondientes. Acá básicamente todo menos la muerte de John F. Kennedy es culpa de Mario Ferreiro. Ahora trajimos todas las documentaciones para demostrar que esto no es así, yo no tengo ninguna caja paralela”, remarcó.

El ex jefe comunal podría ser imputado por los hechos punibles de tráfico de influencias y lesión de confianza.

“Armado de mensajes”

Afirmó que el chat del grupo de Telegram “Asado de fin de semana” fue falseado y que no existe ninguna pericia técnica que avale la existencia de esa conversación que derivó en el escándalo y su posterior salida de la municipalidad. Agregó que conoció del contenido de estas capturas a través de Camilo Soares. “Se realizó un armado de mensajes, por ahora no hay ningún respaldo tecnológico de que esos mensajes sean así”, explicó.

Señaló que se trata de “un día de liberación” luego de prestar declaración en sede fiscal. "Me libero del miedo y el terror de alguien que te dice ‘te voy a pudrir’”, expresó Ferreiro.

Amenazas de Soares

Aseguró que fue víctima de amenazas y extorsión por parte de Camilo Soares, a quien acusó de que en todo momento lo amenazaba con arruinar su carrera política. "Camilo Soares consiguió un hecho político para echar un gobierno, cumplió su amenaza de hace 2 años”, dijo.

Además se comparó con el expresidente de la República Fernando Lugo al señalar que se trató de una conspiración en su contra para destituirlo del cargo. “El Partido Colorado aprovechó, antes de tiempo de las internas. Tuve miedo de que me hagan un Curuguaty. La ambición política es muy grande en este país”, afirmó Ferreiro.

Luego de dejar la sede fiscal realizó una publicación en su cuenta de Twitter acompañado de una fotografía suya.

“No hay nada más liberador que contar la verdad sobre hechos que nos angustiaron tanto tiempo. Pido perdón a los no creyentes, pero hoy sentí la profunda presencia de Dios dentro mío. Paz y mucho Amor”, escribió el ex intendente.

La fiscal del caso expresó que Ferreiro podría ser imputado por los hechos punibles de tráfico de influencias y lesión de confianza. Agregó que existen indicios de su supuesta participación en este esquema.

Son seis personas imputadas en esta causa, la ex diputada Rocío Casco y Aureliano Servín, ex director de Recursos Humanos de la comuna; Carlos Marcelo Mancuello, ex jefe de gabinete, y Víctor Ocampos, funcionario de la dirección de Talento Humano. Además, fueron imputados Mauricio Ferreiro Paz y Fernando Ferreiro, sobrinos del ex intendente.