Mabel Zelada, pobladora de San Bernardino, denuncia la falta del servicio de agua potable en el municipio, problema que se agrava aún más durante los fines de semana. Asegura que desde la ESSAP nadie atiende su reclamo.

La mujer recordó que la situación por el servicio de agua resentido es un problema que se acarrea desde el 2017.

Señaló que recién este año la empresa sanitaria abrió una planta de saneamiento con generadores, pero aseveró que siguen los pobladores sin el líquido vital.

Mencionó que en reiteradas ocasiones recibió diferentes respuestas desde la ESSAP; tales como que no hay agua en el lago Ypacaraí, no hay electricidad, etc.

En ese sentido, la mujer explicó que sí hay electricidad y que algunos barrios sí cuentan con el servicio, pero que otras zonas no.

De acuerdo a denuncias hechas por otros pobladores de la zona, funcionarios de la ESSAP piden G. 500 mil a los asuncenos que visitan la ciudad veraniega, con el objetivo de llenar de agua sus piscinas, sin ningún tipo de comprobante ni trámite legal.