Internos del penal Padre de la Vega de la ciudad de Emboscada elaboran pan dulces con el fin de generar un ingreso propio y ayudar de esa manera a sus familiares en las proximidades de las fiestas de fin de año. Los reos proyectan superar la cantidad y llegar a más de 5.000 unidades del producto elaborados para la venta.

Desde el Ministerio de Justicia aclaran que la Fundación Teko Yvate es la encargada de que 30 personas privadas de libertad, previamente capacitadas en panadería y confitería, trabajen y estén involucradas en la iniciativa.

“Nosotros estamos comprometidos con los internos, quienes con entusiasmo acuden a las clases de capacitación. Desde el lugar de donde nos toca actuar, ayudamos para rehabilitarlos y darles una herramienta de trabajo, porque muchas veces al salir en libertad la sociedad los margina”, afirmó Mirtha Trabucco, presidenta de la fundación.

Los productos fueron ubicados en supermercados en años anteriores, por lo que la intensión es replicar esa iniciativa, aumentando la cantidad de los pan dulces, ya que se destaca la calidad del pan dulce.