Emerson Dutra, corresponsal

El mortal y sangriento atentado se registró esta noche, en una vivienda ubicada en Villa San Pedro de la terraza del país.

Datos revelan que Ricardo Lima Noguera (49) y Antonio Rodas (32) se encontraban dentro de la vivienda cuando llegaron al lugar tres hombres a bordo de un vehículo.

Testigos relataron a la Policía que los desconocidos descendieron e incluso llegaron a dialogar con Lima Noguera. “Ellos hablaron en guaraní”, revelaron las fuentes. Acto seguido, desenfundaron sus armas y acribillaron a Ricardo y a Antonio.

Informes revelan que el hijo de Lima Noguera, cuyo nombre no se dio a conocer, estaba en la sala cuando escuchó la detonación de las armas de fuego.

Al notar que se trataba de un ataque de sicarios, se refugió en la segunda planta de la residencia, siendo atacado a tiros por los asesinos. Durante el atentado, un bebé de tan solo 7 meses de vida, recibió un disparo en la pierna. El menor es hijo de Antonio, según se informó.

Tras cometer el violento ataque, los matones abandonaron el sitio raudamente hacia la colonia Fortuna Guazú.

En una zona despoblada, quemaron el rodado para destruir todo tipo de huellas que podría llevar a su identificación. En el sitio, agentes de la Policía Nacional intercambiaron disparos con personas desconocidas que, se presume, serían los sicarios.

OTRO ASESINATO

Esta madrugada también se registró otro homicidio, pero en el barrio San Antonio de la ciudad de Bella Vista Norte.

Según los datos, Alberto Añasco de León (28) se encontraba frente a su vivienda cuando fue atacado a tiros por un solitario sicario.

La víctima recibió varios impactos de bala en diferentes partes del cuerpo de una potente pistola calibre 9 milímetros.

Tras cometer la ejecución, el matón a “sueldo” abandonó el sitio con rumbo desconocido. A pesar de las averiguaciones, hasta el momento la Policía no tiene ninguna pista.