San José de los Arroyos. Omar Jara. Agencia Regional.

Unos 300 ciudadanos marcharon por la Ruta PY-02 “Mcal. Estigarribia” a lo largo de un trecho de cerca de dos kilómetros y luego realizaron un cierre de la carretera por unos 30 minutos en el km. 103.400, a la salida este de la ciudad.

La movilización fue en protesta por el mal servicio que brinda en este distrito la Administración Nacional de Electricidad (Ande), que se arrastra desde hace cerca de 20 años y que se profundiza cada día más.

Los sanjosianos indicaron que no saben si esto es una maldición o simplemente se trata de una ineficiencia absoluta en la gestión del ente estatal.

Algunos usuarios testimoniaron sus padecimientos al relatar las largas noches que pasan sin dormir por el excesivo calor y la falta de electricidad, que a veces se prolongan por varias noches seguidas y por días enteros.

“En la oscuridad y sin bañarnos”

“Ya nos estamos acostumbrando a no dormir por el calor, a vivir en la oscuridad y sin bañarnos, porque tampoco hay agua”, se lamentaron.

Una millonaria inversión fue realizada por la Entidad Binacional Yacyretā en el arroyo Yhaca, dónde construye en cooperación con la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap) y la municipalidad local una planta de tratamiento y bombeo para transportar el agua hasta el centro urbano, pero que hasta hoy no se pudo poner en marcha.

"Por fin los compueblanos conseguimos realizar una marcha pacífica con 300 personas.

Es el inicio del despertar sanjosiano", festejó el docente jubilado De los Santos Garcete, una de las cabezas visibles de la convocatoria ciudadana.

Mientras tanto, desde la municipalidad, que no acompañó la marcha, se anunciaba que en estos días se entrevistaron con el titular de la ANDE, Luis Villordo. Este dispuso que se realicen trabajos para mejorar sustancialmente el servicio energético en la comunidad y que los operarios del ente ya están poniendo mano a la obra. En ese mismo tono afirmaban que se están ultimando los trabajos para habilitar el nuevo sistema de agua corriente que sustituirá a la ya obsoleta instalación gerenciada por el Servicio Nacional de Saneamiento Ambiental (Senasa).

La parte negativa de la cita se vio reflejada en acusaciones mutuas entre los organizadores y las autoridades comunales para lograr una mayor participación ciudadana en el acto. Los organizadores acusaron a las autoridades comunales de hacer una contracampaña de la movilización para afectar la presencia de gente que según dijeron, efectivamente lo habrían logrado. A la par, los allegados a la intendencia denunciaron que entre los organizadores tomaron activa participación referentes de un movimiento político colorado antagónico.

En síntesis, entre las quejas por los apagones eléctricos y la insuficiencia en la provisión del vital liquido, se instalaron con fuerza las internas de un partido político.