Cables sueltos, árboles caídos sobre las líneas de transmisión y postes derribados dejó el temporal que afectó principalmente a San Antonio, Tres Bocas, Villa Elisa y Ñemby, en el departamento Central, en la tarde de ayer. El tiempo severo ocasionó importantes destrozos en colegios y viviendas particulares. Alrededor de 20.000 familias continúan sin energía eléctrica en estas zonas, señaló Andrés Ramírez, gerente de distribución de la ANDE, en contacto con 1080 AM.

La tormenta dejó varias líneas de media tensión afectadas que causaron cortes de energía eléctrica, en distintas zonas, que en su gran mayoría ya fueron normalizadas exceptuando sectores que sufrieron severos daños luego de las intensas lluvias y ráfagas de viento de hasta 100 km por hora.

Árboles caídos tras tormenta en Ñemby. Foto: Pánfilo Leguizamón
Árboles caídos tras tormenta en Ñemby. Foto: Pánfilo Leguizamón


De igual manera, unas 31 cuadrillas compuestas por técnicos de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) se encuentran trabajando en diversos sectores, donde todavía el servicio de energía eléctrica funciona de manera parcial.

Se estima que alrededor del mediodía se normalizarían estas 4 líneas de media tensión, pero quedarían por atender aquellos reclamos puntuales en baja tensión, cuya normalización llevaría más tiempo y podrían terminar en horas de la tarde de hoy.