Integrantes del Sindicato de Funcionarios Administrativos y de Seguridad de la Penitenciaria Nacional de Tacumbú se encuentran “en pie de guerra” y advierten que presentarán una denuncia a nivel internacional por el amparo presentado por el Gobierno, dejando sin efecto la medida de fuerza que debió iniciar a la medianoche.

“1.600 funcionarios están en pie de guerra. Ninguna propuesta hasta hoy en día, no sé cómo vamos a hacer. Somos víctimas del Ministerio de Justicia que está realizando toda clase de procesos para coartar nuestros legítimos derechos a vivir mejor”, dijo Mirian Orrego, del Sindicato de Funcionarios Administrativos y de Seguridad de la Penitenciaria Nacional de Tacumbú, en comunicación con Universo 970 AM.

Sostuvo que los sindicalistas no están cerrados al diálogo, pero que hasta el momento no existe un acercamiento por parte de las autoridades. Destacó que el cien por ciento del funcionario apoya la medida de fuerza y muchos de los trabajadores están molestos con los líderes.

Indicó que luego del amparo presentado por las autoridades, todos los trabajadores están con la medida de fuerza. Desmintió a la viceministra Cecilia Pérez, quien alegó que solo hay un 40 por ciento de acatamiento de la huelga, cuando en realidad el 100 por ciento está plegado.

“Vamos a denunciar a nivel internacional porque esto es un atropello a todos los derechos constitucionales que tenemos los trabajadores. Vamos a continuar en las instancias correspondientes para destrabar el inicio de la huelga, ni un paso atrás”, agregó la sindicalista.

A través de un amparo constitucional promovido por Sergio Coscia, procurador general de República, la huelga que guardiacárceles debían iniciar a la medianoche fue suspendida. El salvaguardia judicial fue firmado por la jueza penal de garantías Rosarito Montanía de Bassani.