“Rohota Bahía Negragui Paso de Patriape canoape” (Viajaremos desde Bahía Negra hasta Paso de Patria en una canoa a remo), cuentan Jeff Wong y Henry Maillet. Los activistas medioambientales -con apoyo de WWF- buscan “poner cara, a esa gran masa de agua que es el río Paraguay”. Así lo cuentan en Instagram, desde donde se puede acompañar el viaje que explora paisajes y modos de vida. Por Natalia Santos (natalia.santos@gruponacion.com.py)

Una foto del fuego que bordea el agua. Un gran incendio... pero no es aquí es -como dice Jorge Drexler- “al otro lado del río”. Con esa imagen nocturna, que muestra que todavía hay quemas en el Pantanal en territorio brasileño y que publicada en una historia de Instagram, se entiende un poco lo que estos jóvenes irán recogiendo en sus 1300 kilómetros de ir remando.

La expedición -según sus protagonistas- es “una mirada a la estrecha relación que existe entre las personas y el ambiente”.

#RostrosDelRio Es una expedición en la que Henry Maillet y Jeff Wong remarán 1.300 kilómetros por el #RioParaguay, desde Bahía Negra, Alto Paraguay, hasta Paso de Patria, Ñeembucú. Desde la canoa #jepovyvy compartirán con nosotros la dinámica del río, la biodiversidad y cómo se desarrolla la vida en las comunidades ribereñas de uno de los causes de agua dulce más importantes del cono sur. Esta expedición cuenta con el apoyo de @wwfpy Te invitamos a seguir esta maravillosa travesía de 6 meses desde la cuenta @rostrosdelrio 🛶 @henryphoto @mbaejeff

Posted by WWF Paraguay on Saturday, October 12, 2019

En el barco mercante Aquidabán viajaron hasta su punto de partida, al que llegaron hace un día. Luego pusieron a flote a “Jepovyvy”, nombre que le dieron a la pequeña embarcación de madera que les servirá de vehículo durante seis meses para recorrer las aguas y conocer distintas culturas.

“En febrero salimos a probar nuestro bote en el Río Paraguay. Fue un recorrido de 100km en dos días, desde Pilar hasta Paso de Patria. Oikoporã ore canoa ríope”, se lee en la cuenta de Instagram Rostros del Río Paraguay (@rostrosdelrio).

Henry (que toma las fotos), pero sobre todo Jeff -que habla un muy buen guaraní- relatan en la red social como desde hace un año se vienen preparando para esta aventura.

El lado humano

Ambos habían trabajado en Paraguay anteriormente con ONGs y trabaron un vínculo fuerte con el “corazón de Sudamérica”. Y con la idea de que las problemáticas ambientales y económicas que suelen tener exposiciones “macro” fueran humanizadas, surgió la idea de ir juntos por el río que cruza el territorio nacional.

“Hay cierta desconexión entre lo que sucede a nivel político y las decisiones que se toman en ese ámbito y realmente lo que está pasando en el terreno. La información de los desafíos comunitarios y lo que implementa una comunidad no está llegando a esos niveles más altos. Y ahí creo que iniciativas como Climate Crowd y lo que van a hacer en Paraguay pueden ser súper útiles para actuar como puente”, les había dicho Nikhil Advani, especialista líder en Cambio Climático de WWF, sobre el poder de las historias para la conservación ambiental.

Estando aún en Estados Unidos, tuvieron la asesoría de Lourdes Ortega, profesora de Lingüística de la Universidad de Georgetown, para que las entrevistas sean respetuosas y permitan el encuentro. Ella les manifestó que siempre iba a ser diferente llegar sólo con el español a una comunidad.

“Mba’epa he'ise áva ñe’ê ñengareko la arapyturehe? ¿Qué significa el guaraní en el contexto de la conservación medioambiental? ¿Cuál es la relación entre el ser humano y su entorno? Cómo podemos conectar con nuestro alrededor?” Esas cuestiones fueron las que atravesaron la conversación que mantuvieron con Ladislaa Alcarazde Silvero, Ministra de la Secretaría de Políticas Lingüísticas.

“Los indígenas en Paraguay tienen mucho para enseñarnos. Ellos te cuentan cómo viven con su comunidad. Porqué no destruyen los montes, porqué no destruyen los ríos . Y nosotros pensamos que tenemos que ir a enseñarles, pero son ellos los que tienen mucho para enseñarnos a nosotros de su vivencia. El idioma es lo que nos puede ayudar”.

Por esa razón y porque ellos quieren recoger las historias en la lengua de la gente, también se abocaron a aprender.

Ya entre los mensajes se puede ver que Delfina, la profesora que les enseñó guaraní, les escribe: Tosêporãmba peême. Ahendusema la pende aventúrare...ha avei ahechase la fotokuéra. Buen viajemante!!!! Cuídense.”

En una de las primeras publicaciones Jeff comenta: “Cynthia una funcionaria de Pro Comunidades Indígenas me enseñó Reguahẽserõ mombyry mbegue reho va'erã (Para llegar lejos hay que ir lento)”. Al parecer, esas palabras se convirtieron en la filosofía que va a servir de brújula durante toda la experiencia que ya tiene más de 17 mil seguidores.

El lazo ya se está creando desde el vamos, y en los mensajes de la gente se repite varias veces: Tapeho porã!

Dejanos tu comentario

10H

¿Los senadores deben votar por la destitución de Rodolfo Friedmann?

Click para votar