Hoy se cumplen tres años del secuestro del ganadero Félix Urbieta ocurrido el 12 de octubre de 2016, en el interior de la estancia San Francisco de Belén Cué, distrito de Horqueta, departamento de Concepción, cometido por integrantes del Ejército del Mariscal López (EML), liderado por Alejandro Ramos.

Sus captores no ofrecieron una nueva prueba de vida y finalizaron toda negociación con los familiares de la víctima, que solicitaron información y diálogo a los integrantes de este grupo criminal. Piden a los líderes que finalicen con el dolor que causa a la familia.

“Les pedimos que nos hagan llegar alguna información para darle una salida al secuestro de nuestro padre, estamos dispuestos a negociar con ustedes si así lo quieren”, expresó Liliana Urbieta, durante la conferencia de prensa ofrecida ayer en la que solicitó una nueva prueba de vida a Alejandro Ramos, líder de esta agrupación.

Esposa e hijas del ganadero ofrecieron una nueva conferencia de prensa. Foto: Concepción al Día
Esposa e hijas del ganadero ofrecieron una nueva conferencia de prensa. Foto: Concepción al Día

La esposa del ganadero, Ermenegilda Agüero, manifestó las esperanzas de recuperar con vida a su marido. Entre lágrimas imploró que se lo libere para estas fiestas de fin de año recordando al hombre muy alegre.

Un video grabado en enero del 2017 salió a la luz el 7 de marzo de ese año, fue la única prueba de vida que recibió la familia del ganadero. En diversas ocasiones reiteraron el pedido de prueba de vida a través de conferencias de prensa y varias movilizaciones en el Norte del país.

Al inicio sus captores solicitaron la suma de USD 500.000 para la liberación de Urbieta, monto que la familia refirió que no cuenta. Posteriormente, el rescate disminuyó hasta USD 350.000. La familia ofreció USD 150.000 hasta que posteriormente finalizaron las negociaciones.