El embajador del Brasil en Paraguay, Carlos Alberto Simas Magalhaes, confirmó que sí hubo disparos en la noche del lunes pasado cuando bomberos voluntarios sofocaban un incendio en el Paraná Country Club, a orillas del Río Paraná.

No obstante, el diplomático aseguró que los disparos ejecutados por la Policía Federal de su país fueron para contrabandistas que se encontraban en una embarcación cruzando el río, y no contra la brigada de bomberos.

Según una entrevista difundida por la 1000 AM, Simas Magalhaes reconoció que se produjo una balacera en el lugar pero aseveró que solamente fue porque los contrabandistas, o posiblemente narcotraficantes, abrieron primero fuego contra los policiales brasileños.

“Hubo disparos, pero no fueron a bomberos. Ellos no fueron molestados. Los policías sí se aproximaron para conocer quiénes se encontraban en la costa porque los bomberos no tenían identificación visual. Los trabajadores se identificaron como bomberos e inclusive se vio que había brigadistas de Itaipu”, señaló.

Reiteró que los uniformados solo reaccionaron contra unos sospechosos que intentaban cruzar el cauce hídrico. Por último, expresó que los policiales, tras consultar a los bomberos si necesitaban ayuda, se retiraron del lugar.

“Atropello a soberanía”

El comandante del Cuerpo de Bomberos de Hernandarias, Jonathan Luitle, lamentó ayer martes que la Policía Federal del Brasil disparó contra el personal cuando intentaba aplacar el fuego en el Paraná Country Club y la represa de Acaray, en la costa del río Paraná alrededor de las 21:15 de la noche del lunes, en el departamento de Alto Paraná.

El capitán señaló que posteriormente se identificaron como bomberos. Sin embargo, aclaró que esto era notorio, ya que estaban equipados y se encontraban aplacando el fuego de gran intensidad ocurrido en la zona.

“Se identificaron como Policía Federal, dijeron ‘fica quieto, irmão'. Entonces el personal hace cuerpo a tierra. Un tiro pasó a cinco metros de un personal del primer grupo”, lamentó Luitle.

Luego de 10 minutos, los supuestos policías brasileños se retiraron del sitio sin emitir mayores palabras luego de disparar contra los uniformados paraguayos. El capitán de bomberos calificó como un atropello a la soberanía en territorio paraguayo.

Leer más: