Esta tarde, los dos integrantes de los Ciudadanos Autoconvocados Comisión Escrache (CACE) abandonaron la Agrupación Especializada luego de ser detenidos por escrachar al Monseñor Edmundo Valenzuela. Se trata de Cándido Brizuela, de 53 años y Fabián Schiavo Alonso, de 63 años, demorados por exigir que la Iglesia Católica se manifieste sobre la negociación secreta del acta bilateral de Itaipú y el juicio político a Mario Abdo Benítez.

El fiscal Eugenio Ocampos ordenó la liberación tras verificar las imágenes del Sistema 911 y observar que no se registró ninguna agresión en contra del arzobispo de Asunción. Sin embargo, ambos continuarán a disposición del Ministerio Público. Sus compañeros de la Comisión Escrache celebraron su salida de la Agrupación Especializada.

“Pensábamos que íbamos a morir ahí porque las palabras del comisario era que teníamos que desaparecer, que éramos terroristas y que había una orden superior que teníamos que desaparecer, entonces, ese fue el momento crítico para nosotros”, expresó Cándido Brizuela al salir de la dependencia policial ante varios medios de prensa.

 Los hombres celebraron su liberación por orden del fiscal Eugenio Ocampos. Captura de pantalla
Los hombres celebraron su liberación por orden del fiscal Eugenio Ocampos. Captura de pantalla

El hombre conocido como “Juan Pueblo” negó cualquier tipo de agresión contra el religioso. Aseguró que se puede corroborar a través de cámaras de la propia policía. Insistió que solamente reclamaban que la Iglesia se pronuncie respecto al juicio político y que en ningún momento siquiera se acercaron al arzobispo de Asunción al momento que se dirigía a la Catedral acompañado de monagillos.

“¿Por qué no le escucha al pueblo? ¿Por qué sí le escucha los bandidos? Cómplice. Iglesia cómplice. Representan gua’u al pueblo, pero son cómplices de los corruptos”, gritaban los manifestantes al paso de Valenzuela sobre la calle Chile casi Presidente Franco.

María Esther Roa, titular de la Comisión Escrache señaló que los dos hombres iban a pasar la noche en una celda si no fuera por denuncias ante la prensa y videos que prueban que en ningún momento agredieron al religioso, según la policía.

“Las autoridades lo que están haciendo es tratar de cortar las cabezas de las personas que luchamos contra la corrupción del gobierno. En ningún momento agredieron físicamente al Monseñor Valenzuela y en el informe policial figura lo contrario", expresó Roa.

La abogada Diana Vargas señaló que por fortuna existen filmaciones donde se puede ver esa detención que se dio de manera arbitraria. “Si no había esta movilización, mínimo iban a estar encerrados por 24 horas. Lo que no entiendo cual es la idea y el objetivo de llevar a las personas detenidas a la Agrupación Especializada", declaró Vargas.