Por Rocío Gómez.

Desde la comunidad indígena Chupa Pou, del departamento de Canindeyú, el líder Napoleón Torales denuncia supuesto hecho punible de invasión de inmueble ajeno. “Hace más de un año estamos siendo invadidos por parte de vecinos”, denuncia.

El Gobierno expropió estas tierras para la comunidad Chupa Pou ya en el año 1993. Así también Constitución Nacional en el capítulo V de los Pueblos Indígenas especifica en los artículos 62 al 67 “la existencia de los pueblos indígenas, definidos como grupos de cultura anteriores a la formación y organización del Estado paraguayo”.

Sin embargo, desde el 2007 enfrentan varios casos de invasión por parte de un supuesto nuevo titular, Carlos Volnei Ricardi.

Este título había sido declarado nulo judicialmente, pero el líder denuncia que Ricardi financia logísticamente estas invasiones por parte de vecinos de los distritos 7 Montes, Curuguay, Villa Ygatimí, entre otros.

Junto a esto, aseguran haber sido amenazados y amedrentados por los invasores, que en años anteriores llegaron a maltratar físicamente a adultos mayores de la comunidad.

La causa se encuentra en investigación como “Averiguación sobre hecho punible de inmueble ajeno” desde el 2018, encabezado por el Fiscal Jorge Romero, con acompañamiento de la Fiscalía de Derechos Étnicos la Abg. Dora Penayo.

Los más de 150 invasores presentaron también el justificativo de un supuesto excedente de tierras por parte de la comunidad indígena. Sin embargo, desde INFONA fiscalizaron el terreno y confirmaron “destrucción de la masa boscosa”, es decir, deforestación por parte de los “invasores”.

“A esto se suma la falta de acción por parte de las autoridades pertinentes”, lamenta el líder Torales sobre la investigación que estaba a cargo de un fiscal de Curuguaty que fue trasladado, por lo que el caso quedó en manos de otro fiscal de la unidad 3. Pero sin acompañamiento cercano del INDI, ni de la fiscalía de derechos étnicos. “Siempre los más marginados son los indígenas. Desalojo, persecución a todas las comunidades, y prácticamente estamos pidiendo socorro para llamar la atención e las instituciones correspondientes”, concluyó Napoleón.