El ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, había dicho ante los medios que el conflicto con los taxistas es un problema municipal, no nacional, por lo que no corresponde intervenir a las autoridades nacionales. Declaró ante el cierre de la avenida Mariscal López que se estaba reuniendo la cantidad de necesaria de personal policial. Aseguró que se despejaría la arteria. “Si no acceden a despejar voluntariamente, nos veremos obligados a usar la fuerza”, aclaró.

El personal policial trasladó el contenedor que obstruía el paso. Antimotines y montada están resguardando la sede comunal, mientras sigue la movilización.



Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar