A raíz del sonante caso que ocurrió la semana pasada en el Chaco, un ganadero de la zona de Piribebuy, departamento de Cordillera, denunció anoche que Vicente Ramírez, involucrado en el cuádruple crimen, fue en su momento encargado de su establecimiento ganadero y que en diciembre del año pasado se fugó sin avisar, dejando como faltante 20 cabezas de ganado y se llevó todas las pertenencias del lugar.

“Junto con un compañero nos iniciamos en el rubro y sacamos un crédito para invertir en ganadería. Buscando para nuestro encargado, fuimos a parar a Ñeembucú donde un amigo tiene su establecimiento y ahí fue donde dimos con este señor Vicente Ramírez, mi amigo nos presentó, le sondeamos, él nos comentó que había llegado recién del Chaco que estaba sin trabajo y que como era entendido en la materia, decidimos realizarle una entrevista, posteriormente lo contratamos”, explicó el ganadero en contacto con C9N.

Agregó que le contrataron en agosto del año pasado y trabajó hasta diciembre del mismo año. “Antes de Navidad, intentamos comunicarnos con él y ya que no nos atendía, entonces decidimos ir al lugar. Llegamos al establecimiento y no pudimos ingresar porque estaba totalmente llaveado. Luego ingresamos y realizamos el inventario, que dio como resultado el faltante de 20 animales”, siguió contando el ganadero.

Mencionó además que realizó la denuncia en la localidad de Eusebio Ayala, pero no tuvieron retorno. Dijo también que el excapataz, uno de los principales sospechosos del cuádruple crimen, estuvo en compañía de su pareja Elizabeth Duarte y la hija de esta última.

“Escuchamos en la radio su nombre y luego vimos por la tele, y es el mismo", confirmó el empresario durante la entrevista.

Ramírez, junto con los otros cuatro detenidos y otros prófugos más formarían parte de una gavilla dedicada al abigeato y son los mismos, quienes habrían robado de la estancia Taguató y asesinado a Alcibiades Desiderio Ayala Coronel, de 71 años, su esposa Francisca Nidia Núñez Romero, de 71 años, y sus nietos de 10 y 8 años.